¡Grito, porque no me dejan hablar! ¡Libertad, carajo!

por J. O. Guevara


Cansado e indignado se me ha ocurrido esto, perdónenme por herir suceptibilidades, pero, estoy, y lo repito, indignado. Estas palabras son producto de aquel terrible sentimiento. Lo digo por el vergonzoso acto de bombardear puentes en la frontera, acaecido recientemente. Adivinen, casuales lectores, quien jaló el gatillo… O mejor dicho, el interruptor (fué con dinamita, según indican algunos medios).

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=595093

Paréntesis: ¿Por que coño los comemierda-militares-jalabolas de nuestra nación bombardearon dos míseros puentes peatonales en Colombia, aduciendo contrabando, y sabiendo el estado tan delicado de las relaciones bilaterales? ¡Lo que faltaba! ¡Hasta hay reportes de asesinatos de civiles! ¡Esto es una violación del derecho internacional! ¡Tan condenable como el bombardeo colombo-gringo en la frontera ecuatoriana!

Se supone que los Estados tienen que garantizar el “monopolio de la violencia” y administrarla con justicia, en el caso del delito. Pero con los comemierda gobiernos de Ecuador y Venezuela, ambos jugueteando con las FARC, y con el igualmente armamentista gobierno colombiano (tienen 50 años de guerra interna, así que sería esperable) blindándose con la ayuda yanqui, tenemos un escenario de conflicto muy peligroso.

Las cabezas calenturientas de los perros de la guerra pueden estar a la vuelta de la esquina pregonando “¡Unión, Patria, Defensa nacional!” mientras nosotros, los civiles de ambas naciones, pagamos los platos rotos. ¡¡Que bolas!!

Cierro paréntesis…

Soy un estudiante como cualquier otro, de veinte años, tesista ya a punto de graduarme (si es que al sistema le da la gana) y tengo mi pleno derecho a expresarme como me de la gana acerca de muchas situaciones de esta cagada de país. Sueno muy fuerte, pero es la verdad. Esto es una cagada, nosotros mismos somos una cagada, y todos tenemos que salir responsablemente de esto.

Este gobiernito del coño ha triunfado en agarrar el poder y usarlo a conveniencia por dos cosas: Una por su absoluta falta de teoría congruente y por su abundancia de consignas lava-cerebros, que hacen que la gente menos preparada, la mayoría de la nación, vote por esta cuerda de politiqueros sociatas. Con esto no estoy discriminando innecesariamente y tampoco quiero decir que estas mayorias tengan que quedarse obligatoriamente en la ignorancia. Es su derecho dejar la ignorancia para mejorar su situación, y es un deber si quieren hacerlo.

Y también por la absoluta “tramparencia” que hay en las prostituidas elecciones nacionales en donde el CNE pone su sello monopólico, con el montón de irregularidades, los multicedulados, el crecimiento anormal del REP comparado a la poblacion real, y con las mentes embobadas de la gente común que debería reaclarmar antes que todo proceso o garantía, la revision del REP y de su incondicional reformulación, para hacerlo justo, y de acceso libre para todos los ciudadanos de buena fe que pueden denunciar irregularidades. Sin un nuevo REP, no habrán elecciones justas, ese debería ser la lucha. Claro, para quienes crean en la salida electoral.

Lástima que el ominimodo y crecido poder estatal-gubernamental-presidencial-unipartidista sea quien maneje los hilos del poder electoral, y que las cupulas partidistas de la oposición esten ya apoyando elecciones parlamentarias con tamañas desfachateces alrededor, algo que inspira profunda desconfianza y, por supuesto, material para que los fans de las teorías conspirativas se masturben mentalmente.

Por ello y con estas dos maniobras, el gobierno bobolucionario se ha atribuido la casi ininterrumpida serie de victorias electorales que han conducido a una abrumadora monopolizacion del poder y que este abuse de los derechos y prerrogativas de distintos colectivos, minorías e individuos, con lo cual me ha inspirado a calificarle como una vulgar tiranía de la mayoría más, tiranía de la emoción sobre la razón, tiranía de la absoluta improvisacion mentirosa sobre la natural, libre y honesta planificacion estratégica. aunque por ello no insista, como creen muchos que necesitamos “gerentes”. Gerentes tecnócratas… No gracias. No vaya a ser que la tiranía del cientificismo eugenésico haga raíces.

Si las gentes organizadas no se asumen como el verdadero poder de la nación y se empiezan a organizar de manera libre, autónoma y autogestionaria, puedo garantizar que, quien sea que ocupe la silla presidencial, sufriremos las injusticias de papá Estado sean donde sean y afecten a quien afecten.

Por ello, aunque sea un férreo opositor del gobierno del presidente Chavez, tambien me inspiran rechazo las equivocadas politicas de la oposición, que con sus errores y sus peleas frecuentes en la situación donde estan, que no avisoran un buen desempeño en el gobierno en general.

Si la oposición quiere demostrar que puede hacer un buen gobierno pues que empiece siendo una buena oposición (con buena, no me quiero referir a una oposición conchupante, arrastrada y pasiva) sino alternativa, efectiva y activa. Que le plantee la guerra a todas las desigualdades e injusticias que este patético gobierno cobarde ha mostrado como con lo de la Alcaldía Mayor, el desmantelamiento de insituciones, la toma indiscriminada de otras y el ahogo presupuestario. No quedarse en la quejadera cansina e inefectiva. No temerle ni a la cárcel ni al descrédito.

Como anarquista y mutualista, planteo y hago saber a quien quiera escucharme (o leerme) que hay vida más allá del Estado, por su comprobada ineficiencia, por las innumerables injusticias que este ente social comete en nombre de lo que sea, y que por el acusado caracter rentista y monopolizador que exhibe este mismo ente en nuesto país, le convierte en presa y objetivo potencial de cualquier bicho de uña que se postule prometiendo plata, caña y techos de zinc.

No valen las reformas estatales que hacen aligerar al elefante y retrasar lo inevitable. El modelo Sueco de gobernar se ha liberalizado por respuesta a la socialdemocracia atosigante y paternalista, siendo el paradigma de lo que muchos conocen como “socialismo democrático”. Esto sucede ya que este modelo de gobierno estaba conduciendo a un fatal paternalismo estatista que conducía a una sociedad floja, indolente y deprimida con ciudadanos malcriados por el estatismo “light” cada vez más “hardcore” (por algo su vinculación con los altos niveles de suicidio). Por ello alzo mi voz con esta propuesta mutual y libertaria, llamando a su análisis, comprensión y práctica efectiva para dar esperanzas y logros tangibles de desarrollo.

Volviendo a nuestros maltratados lares. Quiero desmontar y enterrar esa bendita falacia de que Chavez es el pueblo. Con esa frasecita se lo tienen metido a medio mundo en este intento de república en donde sus habitantes (mas no ciudadanos, con el concepto de civilidad y siendo sujetos de derechos y deberes) piensan ingenuamente que una cuenta en el banco alimentandose de los petro-dólares, con esas maquinitas que hacen plata, pues se soluciona la vida, sin trabajar.

Y con la frase, más en específico, pareciera casi una justificación auto-mágica del gobierno chavista y de la autoridad inapelable de aquel que cree gobernar, no en nombre del pueblo, sino creyéndose poseedor de la alquimia social que generó la voluntad de su mayoría, identificada como “el pueblo”, casi como si un poquito de esos seis millones de “revolucionarios” estuviera injertado en el cerebro de Chávez y decidieran en los procesos gubernamentales. Una situación totalmente alejada de la realidad…

Que el “Amado Líder” proveerá cual Dios en la tierra. Esa frase oculta la negación a la autonomía individual y es la exaltación del egocentrismo y narcisismo presidencial,(Por algo le han prohibido a los psicólogos y doctores venezolanos que publiquen informes sobre la salud mental de Chaburro) tan dañino y tan corruptor como lo han demostrado 198 años de vida republicana. Ser socialista no se reduce al reduccionismo (valga la redundancia) de “compartir” y “ser bueno con los demás” y “hacerlo juntos”… Me han educado para diferenciar caridad y buenas intenciones del peso colectivo que ahoga al individuo y le somete a una vulgar esclavitud en nombre del mismo colectivo en aras de una redistribución de recursos inmoral, falsa e hipócrita.

Lamentablemente estoy en un país donde, en promedio, se ve mas valorada la riqueza inmediata y expedita que el trabajo y los sacrificios para obtener lo necesario (que lo opuesto a la total miseria es la riqueza indiscriminada y el justo medio es la suficiencia).

Estoy definitivamente cansado ya de consignas y mentes obnubilantes presentes en muchos habitantes de esta nación. Hay que ser libres hasta las últimas consecuencias, no libertinos (aprender en ver la libertad del otro como mi libertad, nuestra libertad multiplicada, no la libertad de joder a los demás), librepensadores que comprendan los males de muchas cosas en este país. La libertad no se raciona, no se privilegia, no se negocia. Se gana, ejerce y mantiene.

Y cuando el gobiernito y los jalabolas que sostienen a esta banda de ladrones no sirven, pues menos la oposición clásica cupulista que ha actuado con sus errores y omisiones, las cuales han contribuido a que El Supremo que nos des-gobierna se quede atornillado en su silla hasta que la muerte le separe, “por voluntad del pueblo, la patria y Bolívar” (Sí, como no).

Con la oposición clásica que busca deseperadamente un intento de unidad, con los partidos políticos peleandose innecesariamente, siendo mannipulados por cúpulas hambrientas del saco rentista estatal del poder y sus militantes más alienados (perdón por el marxi-tecnicismo) preocupandose por si Ledezma hizo algo o si Leopoldo hizo esto, que si los adecos siguen siendo ratas, cayendo en el círculo de la negación de la asociación para construir propuestas viables y posibles. ¿Con tremenda oposición para que necesitamos chavistas?

La heterogeneidad opositora, una de sus virtudes, está siendo manipulada para favorecer la división, y mucha gente confundiendo “unidad” con homogeneidad totalizante y totalitaria de criterios y conceptos. Cuando la Unidad debería ser un medio, más no el fin, para los militantes de los partidos para lograr aspirar a ver sus propuestas realizadas.

Siguiendo con el presidente de todos los mediocres… El socialismo chavista que no tiene nada de socialismo no es nada mas que el vil intento de reducir y desaparecer la palabra libertad del diccionario humano, expandiendo al extremo al mega Estado “pupu-lista” dador de vida y de todas las cosas “buenas y verdaderas”. Cual secta.

Es la perversión moderna e improvisatoria del populista Estado de Bienestar y un gobierno lleno de corrupción que me inspira tremenda desconfianza con funcionarios inútiles, confusos, perturbadores o indignantes abusadores del poder y de las riquezas de la nación… Mi riqueza, tu riqueza, Nuestra riqueza siendo despilfarrada en mariqueras, vallas, bonos, maletines y en cuanta vagabundería prometa el poder del autócrata.

Coño, he pasado la mitad de mi vidaactual en la “revolucion bonita” y no me ha dado nada más que ser un “privilegiado” testigo de profundo odio, resentimiento, ignorancia, abusos de poder, represión desmedida. Bajo esta revolución he tragado gas del bueno por no ser socio-chavista.

Me han llamado “escuálido” siguiendo el ejemplo bonito del presi-tonto… Maldito el día en que empezaron esos motes. He visto familias divididas por la afiliación política, siendo ejemplo la mía, así como muchas. Los niños se la pasan insultando con esos mismos motes, como mentando madre. Ya esos mismos niños piensan en robar, matar (si es que no lo hacen) y luchar de manera equivocada para mantenerse vivos, especialmente en las grandes, populosas y sufrientes barriadas de mi país.

Hay que purificar el vivir en sociedad y dejar los sádicos ataques y descalificaciones clasistas, racistas y políticas que dan al venezolano promedio la visión política más sesgada mientras transcurre esta “revolución” con tan mal material para iniciar cualquier proyecto.

Con gente pidiendo “bombardear a los barrios”, o “matar a los burgueses de la Lagunita, Base Aragua o de la Virginia” pues se necesita solo una chispa para una guerra civil… Y de los pedazos no va a salir nada bueno si se propaga el autoritarismo en la sociedad, siendo este hijo y padre fiel de la matanza y de los fusiles.

Y bien equivocado está el loco que piense que haya una guerra civil con tal de “depurar” a la sociedad. Y así la revolución se come a sus propios hijos, junto a la nación entera. El fanatismo nos está cegando. Los 150.000 muertos en diez años por la delincuencia no serán nada comparado al desastre de una guerra entre hermanos o contra otros países.

¿Que si nos podemos insultar y decirnos mutuamente “escuálidos”, “chaburros”, “maricones”, “mamagüevos”, “apátridas”, “cachorros del imperio”, “extranjeros de mierda”, entre otras cosas? Claro, somo seres humanos y de vez en cuando caemos en generalizaciones absurdas e intolerantes, pero que esta vaina se convierta en el pan de cada día, no es justo, NO ES JUSTO. No es justo que le nieguen el trabajo a nadie por esa mierda, no es justo que te maten por esa estupidez, no es justa la discriminación en ningún sentido por esa vaina. NO ES JUSTO.

Mas que una “deforma” o una “enmierda” de una ultrajada y violada constitución, necesitamos una reforma de muchas cosas urgentes que nos están afectando ahora. Precisamente necesitamos 27 millones de reformas. La tuya, la mía, la de todos. Exiliado o no, pobre o rico, inteligente o ignorante, necesitamos cambiar y reformarnos.

Si el gobierno es una mierda, pues siendo la población gobernada por este gobierno, al cual eligió, entonces… Duele  decirlo, pero parece que también somos una mierda. Pero somos seres humanos, y podemos salir de esta mierda. Para darnos el orgullo de llamarnos ciudadanos.

El hombre nuevo socialista no va a aparecer por ningún lado por más que ningún gobierno haga nada. Si no hacemos la revolución en nosotros mismos, y si no podemos ser ese hombre nuevo, pues: ¿De que sirve y con que derecho, reclamamos que haya en otros tal hombre nuevo?

Yo, apuesto por el nuevo ciudadano, por el hombre libre, por el orden en libertad. Por la anarquía como la máxima expresión del orden, orden pacífico, legal y libertario. Sin intromisiones y sin sumisiones coactivas de nadie contra nadie. Apuesto al real castigo del delito, a la justicia centrada en la víctima y no en el victimario, a la paz social mediante el pacifismo y el derecho a que la gente porte y use responsablemente armas.

Apuesto al imperio de la ley, contra el imperio del Estado o del mercantilismo corporativo. Apuesto a la lucha por la libertad de manera resistente, activa y organizada, sin violencia. Apuesto a eliminar esos odiosos controles estatales y a los monopolios de patentes, corporaciones y demás que impiden el desarrollo de las comunidades y la libre satisfacción de necesidades. Libertad de la producción, producción de la libertad.

Apuesto a que se acabe la manipulación totalitaria del “a cada quien según su necesidad, a cada cual según su capacidad”, que no seamos medidos ni pesados por un atributo extrínseco, y por ello dominarnos y decirnos que hacer, comer, vestir o lo que sea. No quiero ningún gobierno mundial, ni un Nuevo Orden Mundial, ni socialista, ni capitalista. Ni tampoco un socialismo injusto ni un capitalismo excluyente en mi país.

La tierra al campesino

Las herramientas al trabajador

La mina al minero

El producto al productor

Tierra, dinero, mentes y hombres libres. Eso es verdadero socialismo, no la piltrafa que el mago de Miraflores le vende a medio continente y a media Venezuela.

¡¡Libertad hasta sus últimas consecuencias!!

¡¡Libertad, carajo!!

Anuncios