Una perspectiva mutualista sobre la crisis eléctrica (Primera parte)

por J. O. Guevara


Ante todo se plantea esta propuesta dentro de un marco de posibilidades en donde comunidades organizadas se ven en la necesidad de implementar soluciones ante los diversos problemas, junto a fuerzas productivas y actores económicos dispuestos a arriesgar en pro del país, de manera, digámoslo, revolucionaria. Esta nota se centrará en examinar, de manera sencilla, las causas de la actual situación de crisis y de una posible solución, todo desde una persepectiva mutualista o anarquista socialista de mercado.
Estamos sufriendo por la inacción de los gobernantes y por las erradas políticas públicas en lo referente a la producción (producción es un decir, dado que la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma) y distribucción de energía eléctrica, siendo la víctima principal, la represa hidroeléctrica “Rafael Leoni”/”Simón Bolívar” mejor conocida como “El Guri”.
Gracias a un acelerado descenso en los niveles de agua del caudal de la represa mencionada, se reducen los niveles de generación de energía debido a la falta de presión en las turbinas que convierten el movimiento de sus aspas en enegía eléctrica gracias al genial mecanismo electromagnético de “estator-rotor”. Esta reducción de agua es causada por una sequía, a la cual el gobierno nacional responsabiliza como la principal y única culpable de estas fallas, y de las correspondientes medidas a aplicar.
Aunque claro, creerle a quienes han dilapidado cientos de miles de bolívares es como creerle un padrenuestro a Mandinga. La realidad da cuenta de que hay mucho mas que lo aparente y que la simple excusa de la sequía y del fenómeno “El Niño” no son válidas. Así que a otro perro con ese hueso. Idiotas sociatas.
Esta gráfica muestra que aún cuando los niveles del Guri bajaron en 2003 a menos de 250 metros al nivel del mar, y nada ni nadie mandó a cerrar centros comerciales ni bajó brequeras. Sin duda, a pesar de que las consecuencias de El Niño y la sequía del último año afectaran los niveles de las represas y embalses a nivel nacional (Me consta, estuve la semana pasada en el embalse de Camatagua al sur de Aragua, y estaba alrededor de dos metros más bajo), las fallas relevantes se ubican en el sistema de distribución nacional de energía eléctrica y de las desinversiones y mala gerencia provocadas por la total estatización (que no nacionalización) del sistema eléctrico nacional… Y como cualquier monopolio, es más propenso a fallas e injusticias por su poder de mercado. Simple ley económica.
Racionamiento obligado por falta de manenimiento, ignorancia y desidia, por la estupidez del Estado revolucionario el cual, ocupado de proveer a sus acólitos más privilegiados de contratos, comisiones y jugosas oportunidades donde el nepotismo y la corrupción son las que mandan, una estuctura de robo de capital y desvío de recursos digna de una gigantesca ubre de vaca, se ve imposibilitado de prestar servicios de una manera mas o menos eficiente.
Abandonando todo criterio de dignidad gerencial, la adolescente manera de gobernar del Presidente de la República no da abasto ante las necesidades de las colectividades de la nación, solo preocupándose cuando su particular proyecto de “revolución socialista” se ve en peligro.
Ahora bien, hay que ocuparse del problema. Antes de ello, y como introducción, ¿Quien coño son los mutualistas?
La teoría y práctica mutualista, corriente anarquista de pensamiento político y filosófico, es una visión atribuída a los escritos del filósofo francés de mediados del siglo XIX, Pierre-Joseph Proudhon. Este tipo, enfrentándose contra las teorías mas o menos autoritarias y detallistas de socialistas previos como los Sres. Fourier y Owen y contra el autoritarismo del Sr. Marx, propuso una especie de sistema social en el cual cada individuo pudiera poseer los medios de producción de manera individual o colectiva, donde el libre mercado daría como resultado el comercio entre trabajadores y productores de manera justa al comerciar con precios justos al valor de la mercancía.
Todo ello soportado por bancos populares que darían créditos a los trabajadores que lo necesitaran a interés cero (en realidad, por el interés que haga falta solo para el mantemiento del banco) y que el poder político se disolviera en los individuos en organizaciones comunales. mutuales, cooperativas, sindicatos de trabajadores y asociaciones empresariales e industriales, todo ello sin depender del Estado para cuestiones como administración de justicia (existirían tribunales independientes privados, basados en regulación de contratos, más no de “leyes” en el sentido estatal) y seguridad, que sería proveída por compañías privadas de seguridad (reemplazando a la policía estatal) y tribunales de arbitraje que regularían conflictos entre dichas compañías de seguridad.
La organización federal sería la manera de organización político-territorial de dichas organizaciones, aunque el poder siempre residiría en los individuos y las comunidades, ya que la delegación parlamentaria es entendida como algo contra natura, y en consecuencia, ocurre pérdida de derechos de decisión.
Para más información, un blog bastante interesante sobre el tema: www.mutualismo.org
Ya dado esta breve reseña de este socialismo de libre mercado, procederé a dar algunas alternativas ante la situación actual.
Sr. Presidente, su ejemplo falaz sobre el racionamiento acerca de “una dieta” es parcialmente inadecuado. Cuando alguien hace una dieta, deja de comer ciertos tipos de alimentos, especialmente lípidos y glúcidos para asegurar la reducción de calorías y la acumulación de grasa. El problema es que este tipo de “dieta” en el organismo social venezolano es el equivalente a dejar de comer (y en algunas partes, por ejemplo, mi zona, el de beber) por algunos días para un cuerpo humano, ya que con los racionamientos, se trastornan diversas funciones sociales equivalentes a los órganos del cuerpo humano.
La gente que no posee plantas, que por razones personales necesitan de electricidad para funcionar, por ejemplo servidores de internet, y demás, simplemente se jode. Los efectos del efecto de El Niño fueron amplificados por la desidia y el abandono de sectores por parte del gobierno, ante sectores que la revolución consideró prioritarios, y en movidas de corrupción, que el mismo presidente las ha reconocido. ¿O es que acaso el presidente se la hizo de inocente y no sabía NADA de los negocios del hermanito de uno de sus ministros de mayor confianza? “Misterios de la ciencia”.
¿O es que acaso la SUDEBAN estuvo dirigida por oligofrénicos que no se dieron cuenta de las corridas bancarias del Sr. Fernández Barrueco? Para que existan “boliburgueses” tienen que haber “bolifuncionarios” que aguanten y soporten las marramucias de los nuevos ricos.
Ese es un punto en que la teoría mutualista recalca el factor de “sombrilla” que hace el Estado para con sus sectores privilegiados y particulares. Como en el gobierno corporativo que maneja los hilos del poder en Gringolandia, como lo mostró el hecho de que el Sr. Donald Rumsfeld luego de dirigir diversas compañías como Gilead Science, inventora del Tamiflu, fue nombrado Secretario de Defensa. Y esta compañía farmacéutica tuvo de la República estadounidense durante su gestión como secretario.
Igual los corruptos revolucionarios que bien merecerían el neologismo inventado por uno de los jalabolas del poder, como lo es “Plusválido”. Aquí hay muchos ejemplos, diariamente de como el más grosero privilegio es premiado por una lealtad sumisa a costa de todos nosotros los contribuyentes.
La millonada de billetes que estos revolucionarios de cuello blanco y de sus protectores estatistas, como el Presidente de la República, así como su manifiesto intento de monopolizar a todo y a todos, da cuenta de la existencia y puesta en práctica de este pernicioso lema marxista, el lema que indica que “la moral revolucionaria está determinada por los requerimientos de la lucha de clases”.
El Mutualismo en particular (y el Anarquismo en general) y su estrategia se opone rotundamente a esta lucha sin moral y sin sentido, abogando por la correspondencia entre el fín y los medios.
Sí la Paz y la Libertad son el fín, pues tanto la paz y la libertad servirán de medios para lograr la construcción de un poder paralelo que sea capaz de enfrentarse al poder estatal. Quizás y muy probablemente los anarquistas de toda índole se encuentren en situación difícil debido a que no se obliga a nadie a pertenecer al movimiento, ni nadie posee carnets de partido, ni hay estructuras coercitivas que castiguen “comportamientos indebidos”. Por ello insisto en en la visión mutualista como una visión global y radical. Dos cosas que cuestan tiempo para aprehender, asimilar y entender, pero para ello ayuda bastante la voluntad, y los hechos que ayudan a desmontar la magia del estatismo, sea cual sea su signo.
Estos duro-socialistas poseen dentro de su carisma, incluyendo el mismo presidente, quien en ocasiones ha arengado a sus simpatizantes a no importarle el hecho de que anden desnudos o no tengan que comer, ante el hecho mayor de salvar la “revolución”, la trampa de la moral flexible. La moral se vuelve relativa en estos casos, así que matar y robar, son malos solo cuando no se hacen en nombre de la revolución y del amado líder. Por ello se desviven con discursos como el célebre “Por Amor”, mientras no se les pasa por la cabeza el pensar en el peligro de grupos paramilitares violentos como “La Piedrita”, o las alabanzas hacia los asesinos de las FARC.
Para la próxima parte. ¿¿Caracas es Caracas y el resto es monte y culebra?? ¿Que tal la retirada del racionamiento en la capital? ¿La macrocefalia del país no deja a mico-mandante dormir tranquilo, o es que es verdad que el duerme sin airecito?
Anuncios