Sobre la ley de prohibición de Videojuegos y Juguetes Bélicos, cuando el totalitarismo toca a tu puerta.

por J. O. Guevara


Totalitario… Palabra extraña. Vamos a definirla primero a ver de que se trata, y ahora que ando de buen rollo con la tesis de grado, pues me meto a definir cualquier cosa que incomode al leer.

Nuestro amigo el Diccionario de la Real Academia Española en su vigésima edición, nos muestra que la palabra “Totalitario” significa:

1. adj. Que incluye la totalidad de las partes o atributos de algo, sin merma ninguna.

2. adj. Perteneciente o relativo al totalitarismo.

Hasta ahora estamos bien. Con totalitario nos referimos los politólogos a un carácter que, precisamente, incluye la totalidad de las cosas e interviene en el todo, en este caso, en el todo de la política, en el todo de la vida, y en el todo del individuo… Y allí entra el concepto de régimen totalitario.

¿Que que coño tiene de malo un régimen totalitario?

Bueno, si tienes cerebro de hormiga y acostumbras ser mandado, y obedecer sin chistar, pues… Felicidades, tu paraíso social está a la vuelta de la esquina.

Pero si eres una persona normal que aprecias tu individualidad y tus pensamientos, la idea de un gobierno totalitario, como mínimo, incomoda.

El problema con el régimen totalitario es que su mismo carácter apunta sus cañones en contra de una de las cosas más preciadas que posee el ser humano. La libertad, y no digo aquella libertad de los liberales vulgares de “compre-todo-lo-que-pueda-comprar” ni la libertad que nos “concede” el Estado para no andar jodiendo.

Es la esencia de la libertad, la soberanía individual la que se ve afectada, ya que, como soberanos de nuestro cuerpo y con una mente y personalidad únicas, el mundo uniformado y socialmente conformista del régimen totalitario asquea.

¿Por que coño me quejo de que las focas de la AN (no tienen oficio, más que aplaudir al comandante-presidente) nos pongan una ley ridícula?

Sencillo…

1- Hay más cosas que hacer en la Venezuela Vergataria y cosas muy importantes que resolver… Creo que a los delincuentes no les importará demasiado que eliminen todos esos juegos y juguetes prohibidos. Está lo urgente y lo importante. Y como gobierno, si algo urgente jode a la sociedad, pues debería avocarse a la solución de ese problema. Pero cuando unas ridículas elecciones valen más que la vida de los neonatos en los hospitales o que las vidas cegadas cada fin de semana, nos indica que, ante lo que se llama un “buen gobierno”, no estamos.

2- La cuestión del libre albedrío. Yo soy un adulto (a la altura de este post, tengo apenitas veinte años) y como tal, soy responsable de mis actos, y (se supone) que adquiero facultades para ejercer mi voluntad. Si yo quiero matar terroristas o gringos en un videojuego ese es mi facultad soberana y nada ni nadie me lo puede impedir, en especial estos comunistas que creen saber más de uno que uno mismo.

3- ¡Focas! ¿Sabían que existen regulaciones que impiden a los niños jugar determinados juegos? Algo llamado ESRB (si no me equivoco), que no es más que un límite a los juegos por edad. No es muy saludable que un niño vea sexo crudo, drogas y pandillas en un videojuego, aunque mucho peor es que vea esas cosas EN LA VIDA REAL. Y eso es lo que pasa en muchas barriadas y sectores en donde la supervivencia se enfrenta ante la hostilidad. Hay que enseñarle al niño a diferenciar lo real de lo virtual… ¿Pero una prohibición absoluta? ¿O es que estos estúpidos comunistas chaburros de verdad piensan que esa leyecita va a solucionar algo concreto, como la delincuencia?

Pero es que esa vaina es como el alcohol en este país… NADIE le para bolas y es socialmente aceptado el hecho de infringir esas cosas. Creo que la mentalidad de llaneros curtidos y dicharacheros nos está cegando en algunas cosas.

4- Vamos al grano. A Esteban Dido le preocupa sobre manera los juegos de video desde que unos gringos allá por el 2007 lanzaron un, ya famoso videojuego. Mercenaries 2 – World on Flames, en donde se menciona que un grupo de mercenarios tiene que derrocar a un dictador loco e’bola, en la venezuela tardo-petrolera futurista sumida en la guerra. Al ver las imágenes de una Caracas vuelta mierda (más, digo) salieron los patrioteros de cartón a defender a su comandante y a su ficción llamada Patria, ante la cual todos nos tenemos que inclinar y dar la vida por ella (Como si la Patria me hubiera enseñado algo…).

Como ejemplo de un comentario de este tipo… Acá hay algo (risas) sacado de Noticias 24:

aora naiden ba a labano el selebro con eso jueguito gringo de esbos i poliesteison, nuetro niños ban a juga juego bolibariano cxomo metra trompoi perinola, biva chabe

De lejitos se ve que es un vulgar troll, pero lo más arrecho es que haya gente que se trague esto de esta manera…

Todo mezclado con un culto exagerado al venezolanismo-indigenismo, obviando la diversidad de culturas en el mundo y obviando nuestro predominante carácter hispano (Ok, no quiero discutir acá lo de la conquista, se que masacrar a indígenas en nombre de cualquier cosa no es para nada aceptable, pero… ya de eso mucho tiempo.).

Prefiero como homenaje a las valientes culturas aborígenes venezolanas, que vivan en paz, desarrollándose con su cultura y tradiciones, y que no ofrezcan el triste espectáculo de pedir dinero en los semáforos, que para eso hay niños de la calle (Sí, lamentablemente los hay, o se volvieron los delincuentes jóvenes de hoy, gracias en parte al Presidente Esteban Dido -no tiene nombre, ¿Recuerdan que rompió su promesa como buen getón?-) No soy indigenista, ni afroamericanista… Prefiero que me llamen, pluriculturalista. ¿O es que no podemos vivir en paz sin estúpidas apologías al resentimiento?

Para prueba yo. No he matado a nadie, no he robado a nadie (en Yare no creo que dejen usar WordPress) y tengo en mi colección de juegos a Counter Strike (recordar es vivir =D ) y a Age of Empires III. Así que me pueden llamar “imperialista” y “asesino” si les da la regalada gana… Pero violento, escuaca trastornado, ni bélico, NO.

¡¡Prohiban que Chávez le siga comprando armas al hijo e’Putin y que apoye a los asesinos de las FARC!! ¡¡Nojoda!!

¿Que coño es peor? ¿Un carajito jugando Call of Duty? ¿O un güevón presi-tonto con todo el poder de un país en sus manos, comprando armas y arengando a la guerra?

Aparte… Todo lo que prohíben los Estados en su afán totipotente y reglamentador, se vende como arroz y forman grandes capitales ocultos e intereses de por medio para lograr un nicho y vender para ganar. Sí no me creen, pregúntenle a los narcotraficantes… ¿Ahora traficaremos CDs piratas y nos tratarán como capos de la droga?

El peo es cultural, el peo son los padres, el peo es de la educación, no los juegos… Es que estos chavistas de altos cargos hacen lo que mejor hacen… Echarle la culpa al otro. Ellos parecieran niños con esa bendita actitud.

El delincuente no se forja con espadas de juguete y videojuegos que destripan gente, sino con drogas reales, con armas reales y situaciones de miseria reales, omnipresentes en nuestra Venezuela Vergataria donde “y que” se ha reducido la pobreza gracias a la revolución de los comunistas que no saben hacer nada más que prohibir vainas.

Los niños han estado jugando con armas desde el paleolítico, cuando eso era imperativo si querían comer. Ahora con la civilización, los derechos humanos y ese tipo de cosas, los valores de la paz y de la convivencia pacífica son los que “en teoría” gobiernan. Se deben reforzar esos valores, pero siempre de manera voluntaria y libre, JAMÁS impuesta por Estado o dirigente alguno. Para algo existe la familia…

Y los casos reducidos en donde hay gente que mata inspirada en los juegos son ínfimos, comparados a las muertes causadas por delincuentes reales criados en ambientes poco favorables para el desarrollo racional y pleno. Eso es verdad aquí, en la China, en Somalia y en cualquier parte.

Pero eso es algo que las focas de la AN no quieren saber, porque el moralismo franquista-fascista y autoritario les nace del alma y quieren prohibir lo que su mayoría considera vicio. Punto.

Me sabe a mierda esa puta ley, y juego lo que me de la gana… Ahora voy a matar a algunos holandeses mientras conquisto Nueva Inglaterra. ¡Nos vemos!

Anuncios