Oswaldo Álvarez Paz. Víctima de un bulo, o como parecer idiota sin serlo

por J. O. Guevara


Oswaldo Álvarez Paz, conocido por su lengua afilada, sus ciertos logros (El impulso a la descentralización que CAP llevaba engavetada, ná más chico…) en el Zulia bajo su gestión de gobierno, acaba de ser víctima de un bulo muy peligroso fomentado por el gobierno nacional.

¿Que que coño es un “bulo”? Wikipedia dixit:

Un bulo o noticia falsa es un intento de hacer creer a un grupo de personas que algo falso es real. En el idioma español el término se popularizó principalmente al referirse a engaños masivos por medios electrónicos especialmente Internet.

Es decir, una forma más bonita de decir, “bienvenido a Que Locura”, “todo es falso”, “los bebés no vienen de coliflores”, “San Nicolás no existe”, Falsedad. con “F” mayúscula. Falsedad en masa.

El engaño al que estamos sometidos es sobre la existencia de unas “libertades” y de unos “derechos” que uno puede ejercer. Esas vainas NO EXISTEN. Por creer en ese bendito bulo que algunos “escuálidos” nos dicen que hay todavía, el Sr. Paz cayó bajo las garras de un, extrañamente expedito, sistema judicial, que tiene poco de judicial y demasiado de sistema.

Me dirán… “Tú eres un güevón sin oficio, y te expresas en este blog hablando pura mierda loca, sediciosa y utópica, acá hay libertad de expresón, MMGV!!!”.

Pues, déjeme bajarle de esa nube. A menos que usted sea lector compulsivo de páginas web que alaban el último gallinero vertical inaugurado por el jefe del Estado o vea VTV copulsivamente (sic.), el arresto del Sr. Álvarez Paz por sus declaraciones (no muy halagadoras por cierto) de que este Estado es sostenedor de lucrativos negocios de drogas y es alto pana de terroristas, me indica que estamos ante una verdadera y gravísima situación. El bulo de la democracia y de la libertad de expresión es cierto (por ende, es falso que haya libertad de expresión -como la debería haber en un país tranquilo-).

Cuando un gobierno le tiene miedo a las noticias de un troll acerca de la muerte de “Ojitos lindos” y de “MarioNETA Silva” me indica que no hay voluntad política para emprender acciones mas o menos racionales, como sería el desmentir la noticia y no formar tanto alboroto… Verdadero alboroto sería si Diosdado, efectivamente hubiera muerto. En fín, son tantas las contradicciones de los chavistas-bolivaristas que da lástima y miedo afirmar que esta gente es la que tiene nuestros destinos y gran parte de nuestras vidas bajo sus botas y sus capitales mal habidos.

El bulo de la muerte de tales “señores”, sería cuestión de compararse y desmentirse (vuelvo a repetir), todo sin escándalos innecesarios ni lloriqueos. Y para eso hace falta libertad, libertad para que diversos medios propaguen y confirmen información, ya sean de izquierdas, de derechas, de centro o de lo que sea. La apología no es ningún delito… Yo puedo decir, que voy a matar a Chávez… Mientras ese pensamiento se quede donde está y no lo materialice, pues, todo bien (y los que personalmente, me conocen bien, saben que sería incapaz de agarrar un arma para cualquier cosa, aunque sea para darle un pepazo bien merecido al Loco).

Y el presidente de la República no tiene acaso a un montón de anillos de seguridad del G-2 cubano cubriéndole hasta el culo… ¿De que coño tiene miedo? Si siempre ha delirado de que lo quieren matar por ducentésimavigésimotercera vez… y nada de nada…

De hecho, (pa más ñapa) lo rarísmo de esta “revolución” es que los mass-media tradicionales pro-derechistas como Globovisión y El Nacional sean más exactos y válidos que muchas emisoras o informadores comunitarios obnubilados por la óptica chavista que ocultan-mimetizan-tergiversan los fallos y sombras de este “proceso de cambios”… Vergüenza ajena, debo decir, cuando en el resto del mundo es justamente al revés.

NO se crean ese bulo. Ustedes, señores y señoras, que diariamente se recuerdan “gratamente” de la Sra. Elena de Chávez (por cierto, mis saludos… La belleza del gobierno de su hijito precioso me está jodiendo el aire acondicionado) y demás herejes y apóstatas de la única verdad revolucionaria, patriótica y antiimperialista. Ustedes son culpables hasta que se demuestre lo contrario.

Es decir, mico-mandante nos aconseja (sinónimo de “nos ordena”) seguir sus reglas, o sí no nos cae a palos. Y esas reglas pueden cambiar cuando le de la realísima gana, gracias a los servicios de aquel nido de focas con poder, mal llamado, “Asamblea Nacional de la República Bolivariana” así que nos acostumbramos (si es que queremos)…

Un personaje bastante conocido por la “Revolución” mesma, el Sr. Noam Chomsky, de simpatías anarquistas dijo una vez:

Si crees en la libertad de expresión entonces crees en la libertad de expresión para puntos de vista que te disgustan. Por ejemplo, Goebbels estaba a favor de la libertad de expresión para los puntos de vista que compartía, igualmente Stalin. Si estás a favor de la libertad de expresión, eso significa que estás a favor de la libertad de expresión precisamente para los puntos de vista que no compartes, de otra forma, no estarías a favor de la libertad de expresión.

Michael Moore no se cree la paja de que los terroristas islámicos volaron las Torres Gemelas… Y allí está quietecito en gringolandia. Claro, cabe destacar que los abusos de la Ley Patriota y de la “Guerra contra el terrorismo” acentuaron el autoritarismo federal de tal manera que está dando miedo, aunque esto no sería comparable ante la hipotética respuesta del gobierno bolivarista ante un crítica de tal magnitud (Mínimo, Chávez le sacaría la madre en público -y en cadena nacional-). Igual, los Estados son una mierda y no retrocederán hasta tenernos dominados de una u otra manera.

Para comprender el porqué el pensamiento religioso, chavista y dogmático del liderazgo incontestable del presidente nos está “esbaratando” la razón y el pensamiento crítico, a continuación, les presento un texto fundamental para la carrera de “Jalabología”. Tomado de “Aporrea.org” (aunque algunos por allí se estén alzando) y el que escribió esta perla no parece idiota… ES IDIOTA:

No conocen este país quienes dudan de la necesidad de un líder fuerte al frente de la revolución bolivariana. Somos un pueblo genéticamente cristiano, de esperanzas mesiánicas y vocación de rebaño. ¿Qué hay de malo en eso que algunos llaman hiperliderazgo de Chávez si el fin último es el socialismo? Me dirán que no se puede dar un cheque en blanco a un solo hombre porque se corre el riesgo del abuso de poder; pero es fácil demostrar que en nuestro caso esa posibilidad luce muy remota ya que el Presidente ha dado muestras más que suficiente de incorruptibilidad (?). Chávez es nuestro pastor porque está dotado de sobrada sabiduría para conducirnos a puerto seguro. Es cierto que atravesamos un momento de dificultades, pero me siento tranquilo porque el salto de talanquera de los roedores me demuestra que vamos por buen camino; además, ¿cuál de los grandes hombres que conocemos en la historia no ha pasado por momentos tormentosos que le someten a prueba? ¿Quién dijo que el camino que hemos escogido es idílico? ¿Quién dijo que no nos sobrarían los judas Izcariotes? Por estas y otras razones el hiperliderazgo del Presidente está más que justificado; pues no podemos darnos el lujo de que nos arrope la anarquía.

En el papel la idea de una democracia horizontal luce muy bonita; el problema se presenta en la cotidianidad de la lucha por el socialismo. En Venezuela la transición es de largo aliento y requiere de un hombre de prestigio y capacidad de conductor de pueblos como nuestro comandante en jefe. Hay momentos en la historia en los que los anhelos del pueblo se conjugan en un hombre; y para despecho de los trasnochados hipercríticos, en este momento de parto milagroso es nuestro comandante Presidente el elegido para cumplir con ese cometido glorioso. Los cambios revolucionarios no se producen de la noche a la mañana; eso lo entendió el mismo Simón Bolívar; por eso llegó a proponer un senado hereditario y una Presidencia vitalicia porque creía que el conductor probado en la lucha debe ser para los pueblos como la luz del sol en el firmamento. Chávez es nuestro pastor porque es el continuador de Cristo, Bolívar, Simón Rodríguez y Zamora.

¿Incondicionalidad al líder o desobediencia de hereje traidor? La incondicionalidad en la presente circunstancia es lo más revolucionario que puede asumir un chavista que se respete. Imagínense ustedes el despelote si el Presidente no insistiera en meter en cintura a los funcionarios públicos comprometidos con el proceso, tendríamos un archipiélago de reyezuelos gobernando de acuerdo con sus caprichos personales y no en beneficio del pueblo. Esa es la razón fundamental por la que me he convertido en un defensor de los compatriotas que acompañan al Presidente; esos que no se detienen en consideraciones especulativas cuando el Presidente ordena enfilar las baterías en una determinada dirección; porque en un momento de guerra como la que estamos librando contra los enemigos internos y externos las ordenes de un jefe se acatan, no se discuten. Me gritarán: ¿esto no es un cuartel? Y yo diré que mientras estemos en guerra tendremos que asimilar mucho de la disciplina militar. Muchos han dicho que Carlos Marx habría dicho que no era marxista; estoy seguro de que si viviera se declararía chavista y estaría a las órdenes del comandante.

Ah, y se me olvidaba. El pana Chomsky dijo esto también:

Los derechos no se conceden, se conquistan.

Así que, gústele o no le guste al gobiernito chavista, vamos a conquistar nuestros derechos, sea como sea (sin derramar sangre en la medida de lo posible, claro está), para hacer que ese enorme bulo que se llama “Libertad”, sea por fin una verdad extendida, legitimada y regada por todos los rincones de este país.

Álvarez Paz no pecó de idiota en este caso… Solo se enfrentó ante un gobierno poco humilde, y con muchos idiotas en su cúpula.

Anuncios