Así paga el diablo a quien bien le sirve (Caso Guillermo Zuloaga)

por J. O. Guevara


Gulliermo Zuloaga posee las credenciales de ser un empresario bastante exitoso, aparte de hacer negocios con Globovisión, ahorita siendo este canal, uno de los baluartes de la oposición clásica en Venezuela y punto de referencia para las opiniones contrarias al gobierno, mucho más desde el cierrre técnico de RCTV.

La detención en Punto Fijo de este empresario confirma mis sospechas. La futura víctima de toda esta vorágine reguladora va a ser Globovisión y quienes le soporten. No le bastó a Chávez haber pedido el sacrificio de Alberto Ravell en el altar revolucionario-bolivarista, ahora necesita que Globovisión se calle la geta y modere su línea editorial anti-Chávez. El problemita es que se ha conseguido a gente que está muy renuente a hacer concesiones, debido, también a que este canal está dirigido a un público que tampoco quiere hacer concesiones ante un gobierno que les asustó/engañó/traicionó.

Globovisión podrá enervar a mucha gente, y tener una línea editorial comprometida con la oposición partidista, pero no hay que negar tampoco que, a pesar de su línea, es bastante neutral (para su línea editorial) en lo que a recolección de noticias se refiere, comparándolo ante las emisoras y televisoras pro-gobierno. Aunque Venevisión sea superior en este último aspecto (particularmente no quiero detenerme en sí Cisneros se vendió a los capitales y jueces bolivaristas, sencillamente es mi opinión personal como televidente de los diversos noticieros) el del aspecto de la presentación de información pro y anti gobierno. Lamentablemente Venevisión está pasando por una ola de desprestigio ante la opinión pública, y ni hablar de sus patéticas novelas.

Particularmente Globovisión se ha convertido en uno de los principales medios de denuncia televisiva de la población venezolana. Y en la denuncia es en lo que este canal se ha afincado durante los últimos tiempos. Ya si quieren dejar el fantasma del canal reaccionario que predecía rabiosamente un “Castro-comunismo” en Venezuela, tienen que afincarse en este punto, en denunciar simple y llanamente. Ser un medio de información lo más neutral posible. Y en esto han avanzado a pesar de su opinión principalmente reticente al gobierno nacional (que tienen todo el derecho de tenerla, pero que no debe interferir en la selección y en la muestra de noticias o sucesos).

Y esta piedrita en el zapato es lo que tiene al gobierno (y que) socialista mal parado, debido a que si algo tiene la robolución bolivarista para presentar como “logros”, han sido las ineficiencias en diversos sectores en donde el Estado ha metido la mano. Claro, y las denuncias sobre los guisos en donde están involucrados personeros del gobierno y allegados. ¿O es que acaso se nos ha olvidado que esta caterva de ladrones hijueputas de cuello rojo hicieron su agosto con los bancos intervenidos el año pasado? ¿O es que acaso se nos ha olvidado que cada fin de semana matan alrededor de cuarenta-cincuenta personas, solo en la capital de la República?

Como anarquista y fiel creyente de la libertad de expresión más absoluta, desconfío de las intenciones de este socialismo-positivista de regular los medios de comunicación… Sobre todo cuando tenemos como ejemplo a los medios oficiales y oficiosos (dizque regulados y comedidos) que no se cansan de repetir las maravillas de este país idílico que (supuestamente) se ha encarnado en la revolución. Sobre todo cuando vemos que casos como estecomo este y parecidos al caso que difundí acá mismo en este blog, no existen o son solo un mal recuerdo para dicho medios oficiales, que están supuestamente de la mano del pueblo. Sobre todo en el caso de VTV que actúa como una simple sucursal del Partido Socialista:

Y sobre todo con “programas” de “opinión” como este:

El jalabolas periquero a la izquierda y el dueño de las bolas a la derecha (en realidad, parece que no tiene bolas, pero de algo se tendrá que guindar Mario)

Siendo el canal “de todos los venezolanos” que pagamos todos, no importa nuestra afiliación ideológica y política, con nuestros impuestos y nuestro petróleo.

Acá se aplicaría el dicho del francés inmortal, Voltaire, que reza:

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida para que puedas decirlo

¡¡¡No más detenciones injustas, no al control estatal de los medios de comunicación, no al salvajismo revolucionario vestido de “lucha de clases”, no a la intolerancia política vestida de “conciencia revolucionaria”!!!

Ah, y las focas le quieren quitar la inmunidad al diputado Wilmer Azuaje, que bolas… Otro que le sirvió al diablo y que ahora pagará en el infierno (pagará más, digo) por haberse sublevado ante el comandante-presidente por sus denuncias de los trapitos sucios de la familia real (perdón, presidencial). Coño, que también es un ser humano… Recordemos que nosotros podemos ser las próximas víctimas del Estado, por denunciar sus lindezas.

“Ejercer el poder, corrompe; Someterse al poder, degrada” Mijaíl Bakunin

Anuncios