La Oposición pajua y sus “elecciones suicidas”

por J. O. Guevara


Aclaratoria… No soy chavista ni nada que se le parezca. Pero es que con los errores de la oposición partidista, pues uno tampoco se puede quedar callado. Como dirían por allí, “volvió la burra al trigo”, y los representantes de la oposición socialdemócrata y de derechas son bastante versados, en su mayoría, en manifestar este tipo de actitud. Actitud que nada les beneficia si es que se supone que esta gente tiene como objetivo “mantener la democracia”.

La oposición partidista venezolana está perdida en el fantasma del populismo, del inmediatismo y bajo el lastre de la imágen de la mal llamada “Cuarta República” y sus antiguos dirigentes desprestigiados (Algo que Esteban ha sabido darle buen uso). Creo que le vendría bien a los partidos opositores desmarcarse de ese pasado por más añorable que sea y empezar a enfocar su meta, y dejar de ser pequeños grupos pro-poder-para-el-poder y ser verdaderos medios de canalización de las demandas de la sociedad (Esto visto desde un punto de vista sistémico, y aparte, como anarquista no creo que esto se concrete de manera eficaz, pero bueno, sigo con el “análisis” :)).

No pueden sobrevivir al usar la misma táctica populista del chavismo (que degeneraría en los abusos que todos conocemos) , ni han podido capitalizar el descontento surgido en los últimos años con un discurso enfocado en la simple satanización de Esteban y en el mantenimiento de los fieles opositores. Tienen que llegarle al resto de la población.

En fin, con esta oposición tradicional (y con tremendo gobiernito), se explica que haya tanta gente que se asume como Ni-Ni y que le desagrada la política partidista. Apostar al mantenimiento de la falsa polarización no está resultando, ya que la antaño división fáctica entre dos bloques ya es un espejismo, siendo los Ni-Ni, la mayoría de la población, según rezan las encuestas.

¿Populismo opositor por qué?

Simple, apostando todavía a la magia de cartón de las Misiones y demás locuras como “Darle parte de la renta petrolera a cada venezolano” no se cambia sustancialmente nada. E incluso hay muchos políticos de oposición que no apuestan demasiado diferente a la “política social” del gobierno escudándose en términos tan flexibles como la “Democracia Social”, o el “Centro Humanismo” (Términos que deberían ser “Socialdemocracia” y “Centro-derecha” a mi manera de ver las ideologías políticas).

No condenan abiertamente la política despilfarradora y populista de las misiones, solamente llegando a criticar su mal funcionamiento. ¿Entonces? Sí las misiones son tan buenas, entonces ¿Por que coño debemos salir de Esteban?

¿Inmediatismo opositor por qué?

Políticas de inmediatismo, de pensar encima de lo que piensa Esteban sin ir más allá, en pocos casos son capaces de anticipar algo propuesto por el gobierno, y presentan nada más contra-propuestas y no una alternativa global enfocada en determinada posición ideológica (Y si lo hacen, lo hacen raramente). Y eso también se expresa en las actuaciones de diversos actores nacionales que caen en el carpe-diem político, olvidándose o relegando a un segundo plano las situaciones pasadas de angustia e ilegalidad todavía presentes y con sus efectos bastante claros (¿O es que, por ejemplo, ya se olvidaron de la ley de Circuitos Electorales o de las leyecitas de Conscripción y de la FAN?).

Y con las macoyas de hace diez o veinte años no se construye política, ni partidos políticos decentes. Tampoco con “presos políticos” (que da igual, no les van a dejar postularse, ¿o es que no conocen a la contraloría general?) ni con candidatos sin experiencia.

Usan, a mi parecer, una estrategia de acción equivocada ante un gobierno rastrero que poco a poco cierra las tenazas para convertirse en la única ventana legítima de expresión política en este país. Confiando ciegamente en las esperanzas de unas elecciones que pueden ser suspendidas en cualquier momento cuando los comunistas vean que no les conviene pegarse ese tiro. Y ahora con las perspectivas oscuras (literalmente) con la crisis eléctrica, pues se convierte en buena excusa de un gobierno cobarde e inseguro para suspender dichos comicios.

Jugando con los tribunales a su voluntad, apostando a la desaparición de la división de poderes, con las milicias y grupos armados “patria o muerte” con el presidente, pues catalogar a este gobierno como un gobierno plenamente democrático, es bastante pueril.

Con el REP lleno de todo, menos de votantes, con un CNE totalmente parcializado al partido de gobierno (esto es ilegal, y como que a la mesa de la unidad se le olvidó denunciar eso), con los Circuitos Electorales puestos a favor de las fuerzas chavistas usando el vulgar “gerrymandering” (otra vaina a la que no llamaron a desobediencia civil) y con la actitud que se demostró en 2005 con las elecciones previas de la AN (la de no asumir responsabilidad), pues lamentablemente no se llegaría a la conquista de un gran porcentaje de la Asamblea, que impida que Esteban Dido y sus focas hagan de este país una República Socialista-PSUVista a los trancazos. Por ello llamo a esas elecciones “Elecciones suicidas”. Sí es que no se hace nada, claro está.

Con las prácticas del paradigma del “pasado” no atraen demasiada gente: Partidos predominantemente cupulares, de renovación de cuadros lenta, y con poco sentido de definición ideológica por parte de la mayoría de sus votantes (¿o es que acaso la gente que vota por tal partido sabe a que régimen socio-político le apuesta?).

Ahora comprendo porqué el mondongo con ensalada que llevan los chavistas como ideología triunfa, pivotando gracias a los ejes del populismo más descarado, del patriotismo más enfermo y del paternalismo más avasallador.

Se viene comentando ahora por el caso de Yon Goicoechea y sus rencillas con Primero Justicia por el asunto de las primarias. La falta de definición de esos cargos, y con un montón de personas que piensan más en la “silla” que en la “mesa”, ocasionaría que una eventual mesa de unidad opositora puede ser bastante frágil si estos comportamientos son reiterados. La gente no quiere sirvengüenzuras. Por algo las encuestas muestran que la gente quiere más a los candidatos independientes o a quienes no se han acercado demasiado al fuego. Otra “elección” suicida sería la de elegir de candidatos a gente que se halla bastante desprestigiada para representar a la oposición en la Asamblea. El respeto de los acuerdos debe ser la norma, no la excepción, si es que quieren progresar. ¡NADA de pelea por cambures! ¡Ni nada de coñazos como el patético incidente de Valencia!

Un consejito de parte de un casi-politólogo. ¡Ahora como están, así no suben cerro! o subirán unos pocos centímetros en la asamblea.

Varias cosas serían necesarias. Experiencia de los líderes, programas de gobierno claros y sin desviaciones raras, caras nuevas, actitudes nuevas diferentes del pasado, y una salida a los barrios de vez en cuando… Inclusive hay políticos de base que hacen esto, y se les reconoce. Sí la gente desea retomar la confianza en la política, pues se necesitan nuevas personas y nuevos procedimientos, al igual que nuevas actitudes.

Por ello desconfío bastante de esta situación. Con la actitud predominante del político venezolano promedio, pues una renovación total se hace bastante difícil. Además tienen que medirse con una “revolución” que ofrece, fundamentalmente, pan y circo. Y el clientelismo estatal ha demostrado ser un buen anzuelo.

Cien y más años de paternalismo estatal no le han hecho bien al país, así que la actitud del pueblo ante las dádivas de la “revolución” es comprensible. ¡La mayoría quiere vivir de Papá Estado! ¡Y eso no es posible!

Denunciar hasta decir basta. Que las irregularidades no nos pasen por encima. Que nosotros los ciudadanos pasemos por encima de ellas. Por ejemplo el hecho de Calarse a unos diputaduchos electos con apenas el veinticinco porciento de los votos ha sido el error político más grande de la última década. No en el hecho de abstenerse, ya que demostraron que las bases parlamentarias del chavismo eran demasiado reducidas para aquella época, sino en el hecho de no desobedecer, y dejar que esos dipu-focas ilegítimos aprobaran leyes-focas, igual de ilegítimas.*

Ah, y para los que no me creen lo de las “Elecciones suicidas” pues sepan que el portador de la cédula de identidad N° 10, está habilitado para votar. Sí quieren prúebenlo ustedes mismos.

PD: También pueden votar las cédulas: 200, 102, 100, 111, entre otras. Creo que exigir una renovación total del REP sería fundamental, de cara a las elecciones parlamentarias, para empezar. 🙂

PD2: *Escenario que demuestra que en general, la política partidista es una pérdida de tiempo a menos que los diversos intereses y voluntades superiores coincidan (y eso es muy raro de ver). ¡Autogestión, nojoda!

Anuncios