Coñoelamadre! Nos quieren utilizar de nuevo!

por J. O. Guevara


¡Así es que se ordena, carajo!

Si hay algo que suele arrechar a una persona adulta es que la traten como un niño. No necesariamente quejándose del típico asistencialismo al que son tratados los infantes, sino a la minusvaloración y al complejo de superioridad por parte del “adulto”, y sobre todo, al recurso del engaño fácil y del aprovechamiento injusto de la voluntad personal, facilitado por una mente plástica y poco madura. Es decir, el engaño de la inocencia, la traición vestida de justicia, un “bien” que, en realidad, ayuda a perpetuar el mal.

Esteban nos acaba de ver la cara de idiotas y nos ofrece nuevamente carnada, al mejor estilo populista de la reina de carnaval que reparte alegremente caramelos. Una completa idiotez y ridiculez. Una ridiculez bien agradecida (en especial por los calores de la ciudad en donde resido) pero una ridiculez con un trasfondo (y que no deja de ser ridiculez).

El presidente sabe que la situación con la crisis eléctrica le ha reducido su otrora potente caudal de votos potenciales y no ha hecho más que aumentar el descontento junto a problemas de vieja data como la inseguridad y la crisis económica (que amenaza con volverse otra nueva tormenta que agita los aires).

La suspensión del racionamiento los fines de semana y feriados, ordenada por el presidente de todos los comunistas (comunistas de Estado, claro está) obedece nada más y nada menos que al intento vulgar de obtener algun respiro en las elecciones del 26 de septiembre. Aparte para hacer coincidir el aumento de los niveles del embalse del Guri, con una situación que evolucione hacia un nuevo orden positivo y mejor ordenado por papi Esteban (ajá…).

El presidente no es un completo idiota; Él sabe que necesita votos para mantenerse, y cualquier recurso que le ayude a mantenerse en el poder para fabricar baratamente su particular proyecto socialista, sería de utilidad. Aunque sea el viejo truco romano del “Panem et Circens”.

Nos quieren utilizar de nuevo, para justificar su parapeto socialista, para apoyar su regaladera de recursos descarada, para defender su corrupción desmedida, para seguir confiando en el toti-potente Estado bolivariano defensor del pobre, que al final termina aplastando estudiantes, trabajadores, sindicatos que aspiran a ser libres y lo mas doloroso… terminan aplastando mentes en nombre del dogma marxista-leninista sospechosamente parecido a una religión proselitista e intolerante.

Es la religión del Estado la que se ha instalado y amenaza con encarnarse en todos nosotros. Para ello nos piden “colaboración”, eufemismo para el comportamiento de “seguir órdenes”, como buenos milicos que son los altos gobierneros. No es raro que las instituciones jerárquicas actúen de manera parecida (e ineficiente, además).

El vulgar circo en que se ha transformado Venezuela ya amenaza con perpetuarse como espectáculo tipo Gore, al tener una tasa de homicidios demasiado preocupante (En un país decente, ya todos los ministros relacionados con el problema hubieran renunciado por incompetentes y las protestas activas irrumpirían con fuerza y voz de justicia reclamando solución) y un descenso de la humanidad junto a un surgimiento de una animalidad increíble.

Ya las cosas vanas importan más que la vida propia. El arte hasta pareciera haber entrado en decadencia con ejemplos como estos en donde hasta en tan sagrado campo de libertad está empezando a ser amordazado por la venda ideológica.

Esta medida con respecto al racionamiento, al final me impulsa mas a ser opositor de este gobierno infantil (y a cualquiera que se le parezca), porque no quiero que MIS bienes sean arbitrariamente ubicados y manejados por una autoridad ajena a MI, operando por intereses ajenos a mi, usando MI dinero y el de TODOS; y usando la voluntad que (inconscientemente, contractualmente o no se como coño se la dí, según los estatistas) les proveo para que hagan y deshagan las leyes y reglamentos que se suponen que me protegen MIS derechos, siendo funcionarios públicos que supuestamente están a MI servicio y al servcio de TODOS.

¿Entonces, vamos a seguir con la cara de idiotas y dejarnos comprar por un plato de lentejas? ¿Hasta cuando se tolerará la sumisión decente? ¿Este presente es acaso una promesa confiable de futuro “revolucionario”? ¿Cuando se detendrá el espectáculo del pan (que está escaso y caro) y del circo (que se vuelve más sangriento)?

No puedo dar respuesta definitiva a ello. Solo pido que te hagas esas preguntas, las reflexiones, las medites, e incluso que las cambies y refutes si te parecen inadecuadas, pero que PIENSES, y veas la evidencia de la situación actual de este país, que yo calificaría como “espectáculo atorrante, rutinario, pésimo y poco humano”.

Si eres “chavista” pues adelante, sé, mientras tengas la cabeza en la tierra y te comportes a la altura de un ser humano, que sufre y detesta la injusticia (aunque venga de tu mismo gobierno). Si eres “opositor” pues mi discurso te parecerá familiar, pero igual aplica el mismo consejo. Baja a la tierra y empieza a construir la tolerancia desde adentro para poder acercarnos todos con todos, porque algún día esta vaina se va a acabar y el país lo tendríamos que construír todos, ¿o no?

Hay que ser el cambio que queremos, no basta perder el tiempo en unas absurdas elecciones sin condiciones. El cambio no está en la MUD (Mesa de la Unidad -oposición-), ni en el todo-poderoso presidente, está dentro de tí, y eso es lo difícil, porque podemos cambiar instituciones y sus nombres, pero es bastante difícil cambiar mentes, porque el esfuerzo que se necesita es considerable, junto a la voluntad y el entendimiento.

Pero apuesto a una nueva mentalidad que respete nuestra naturaleza gracias a la (paradójica) perversión darwiniana de la “bondad humana” para la construcción de un nuevo orden social que respete a todos en la diversidad. Sí es anarquía, democracia, monarquía o lo que sea, pues queda por decisión voluntaria de los colectivos organizados y sociedad civil de este país. Igual opino que la anarquía nos ahorarría las terribles distorsiones de la sociedad actual, no como cura milagrosa, sino como alternativa viable y hasta más saludable que las alternativas comunistas de Estado (considerando que los marxistas-leninistas han sido asesinos de primera clase que dejan a los propios nazis en pañales).

¿Que opinas? ¿Nos quieren utilizar? ¿Estamos siendo utlizados? ¿Es/Son viable(s) una(s) salida(s) al modelo populista?

Anuncios