Sobre el fino arte del lavado de cerebros: Caso “Creacionismo cristiano”

por J. O. Guevara


Todo sucedió al ver el famoso video del “Niño Predicador”.

Tenía algún tiempo viendo este video. Con una estupefacción con toques de preocupación, no solo por la evidente sobreactuación parangonable a la de la famosa nena chavista, sino por la creciente influencia que tienen estos grupos que andan con la onda de negar verdades verificables y comprobadas, como el hecho de la evolución de las especies por selección natural. En fin. Una locura de cabo a rabo sostenida princioalmente por los poderosos lobbys cristianos evangélicos en Gringolandia y sus “centros de investigación” y demás cosas estrafalarias como museos #de la creación” en donde seres humanos caminan junto a dinosaurios…

La Iglesia Católica por lo menos no anda tan atontada, y en una extraña mezcolanza filosófico-teológico-naturalista, termina por aceptar de cierta manera la teoría evolutiva como explicación del hecho de la diversidad natural… Al llegar al hombre, el gran arquitecto universal (léase Papa Dios) dio los toques finales, nos quitó el exceso de pelo de encima y todo lo demás para tener a una linda creatura que le ame y le sirva por la eternidad… con alma incorporada no se sabe cuando. Como no fosilizan las almas, pues nos quedaremos sentados a morir, esperando a responder ese tipo de dudas escolásticas (como la cantidad de ángeles que pueden danzar en la punta de alfiler al mismo tiempo, cosas como esa).

De este espectáculo hacen gala iglesias protestantes, mayormente identificadas con el pentecostalismo y el baptismo, más otras que llegan a extremos del fundamentalismo. Creen en la divinidad de Jesús, en la Trinidad (algunos como los Mormones o los Testigos de Jehová tienen distintas visiones de este concepto), en la inerrancia bíblica (la Biblia es la palabra de Dios 100% libre de error) y son creacionistas (Dios hizo todo este desperdicio de espacio solo para nosotros). Los detalles específicos se pueden encontrar en internet y en las mismas sedes de dichas organizaciones.

Acá esta el nene, con casi dos millones y medio de reproducciones en Youtube:

Bien… Solo me quedan sacar algunas conclusiones acerca de esto:

1. ¿Sabrá que es un teólogo para que los acuse de esa manera?

2.La perfecta creación de Dios“… Claaaaro.

3.Que venimos de la evolucióoon, que somos parientes del mono“. Aparte del tradicional reduccionismo de los creacionistas al referirse a la evolución como “venir del mono” (lo cual refleja alguna sensibilidad profundamente herida al compararse con los simios), la evolución es un hecho… la Teoría de la Evolución es el cuerpo teórico racional sustentado en evidencia que explica tal hecho. Uno no “viene” de una teoría. La ciencia describe y explica hechos, no legisla.

4.dicen que somos de la nada“. Interesante.

Nada de la nada sale. Ex nihilo nihili fit.

Por los momentos el orígen exacto del universo no se sabe, se está investigando. Coño… que uno no sale de la nada. ¿Qué es la nada para que algo salga de ella? ¿Cuando los científicos dijeron que somos de la nada? Prefiero decir “no lo sé” e investigar, a decir y cerrarme con un “Dios lo hizo”… ¿Porqué una explicación fantástica y no otra?.

Preguntarse que había antes del universo es, lógicamente un contrasentido… ¿Nada? Hay que recordar que el universo se entiende como la totalidad de todas las cosas, lo visible e invisible, la materia, la energía, sus efectos y el tiempo. De esta noción se puede entresacar la existencia. Que no sería más que algo conformado de materia, energía o sus efectos observables (como la gravedad). El universo surgió de una singularidad, donde todo llegó a existir, incluído el tiempo que apareció junto a la materia y la energía… Por ende, no había tiempo antes de esto. Por lo tanto, es ilógico hablar de “fuera del tiempo” o poner a Dios en este lugar para dar una respuesta (que lo complica todo).

Se habla de Dios como la primera causa, ya que, como todo tiene algo que lo causa, tanto metafísica como materialmente, se presupone que algo le dió origen al universo, entonces esta primera causa sería Dios. Entonces, sí todo tiene una causa… ¿Que causó a Dios? ¿Otro Dios? ¿y a este?. Si se admite que Dios no tiene causa ¿porqué no argumentar igualmente que el universo no la tuvo?. Además, bajo este esquema, la creación es imposible. Ya que, poner a crear un ser sin tiempo (necesitas tiempo para existir) lo complica todo. Y dado que “crear” es una acción que se ejecuta en un tiempo, un ser creador de universo y del tiempo, antes del tiempo o fuera del tiempo es lógicamente imposible y tal cosa no existe, ni existirá.

Stephen Hawking, al respecto de esto, mencionó que el universo no es más que una “variedad sin borde”, incluído como un todo. Así que no sería ni creado ni destruído… solo sería. Probablemente haya alguna buena explicación para el Big Bang… , Un suceso cuántico o una vaina así; o unos extraterrestres que están corriendo una simulación (el universo sería una especie de videojuego -eso explicaría muchas cosas sádicas de esta realidad- para entretención). O puede ser que, despúes de todo, haya un ser todopoderoso que nos creó por ladilla… Quien sabe. Mejor investigarlo a tragarse cuentos por adelantado.

5.Que el mono y la mona producen monitos…” Poética forma de expresar un argumento falaz. La evolución no dice que los monos tengan que evolucionar obligatoriamente en humanos, ni tampoco dice que las formas de vida precursoras se tienen que extinguir al aparecer sus sucesoras, ni que tampoco los sucesores sean necesariamente “mejores”. Todo se podría resumir en adaptación al medio. La reproducción y la mutación son el combustible de la evolución… Lo que hace que el motor se mueva es la selección natural de los más aptos al medio.

De no haber ocurrido el resecamiento de África en el Plioceno, muy probablemente no hubieramos existido. Condiciones especiales privilegiaron la marcha bípeda y la alimentación algo más variada de los homínidos para que se transformaran poco a poco, y con muchas variantes, en nosotros.

6. Este video calificaría para abuso infantil por obra del fanatismo… Me parece a la copia barata de Mickey Mouse inventada por los de Hamas para adoctrinar a los pequeños palestinos a odiar a los judíos (a esta maldición en específico quiero dedicarle otra entrada). Aunque se perfectamente que el pequeño predicador no está mandando a matar a nadie, ese adoctrinamiento es la semilla perfecta si la tensión crece y se vienen los sueños húmedos de desear una “teocracia cristiana”.

7. El tono es bastante “aleccionador”(?) y gracioso si se quiere. Esos altibajos y esa emotividad me parece un buen efecto vocal para llamar la atención y hacer énfasis.

__________________________________________

En realidad, el tema no es tan complicado. Solo hay bastante ignorancia en el ambiente. No creo que estoy siendo arrogante al mencionarlo. Hay cosas que no sé, pero dentro de las que sé, hay certeza de que algunas son ciertas, porque los conocimientos y los  productos derivados de ellos, funcionan.

Una de esas cosas, es la evolución.

Medicinas, tratamientos médicos, detección de enfermedades genéticas, fueron creadas gracias a los conocimientos aprovechados del desarrollo de la teoría evolutiva, y puestos a prueba gracias a la similitud de nuestro genoma con la de nuestros parientes mamíferos… Y también para quitarnos la arrogancia de creernos las cosas más importantes del mundo solo porque un dictador universal lo decidió así.

Mientras, nuestros amigos fundamentalistas siguen en el juego y nos traen deliciosas obras de arte como esta linda canción dedicada especialmente a lavar cerebros infantiles con un buen ritmo* y dejar una sonrisa en la cara (coño, que hay que tener estilo). Advertencia, el estribillo puede ser pegajoso, así que sí se quiere quitar la cabeza para no oírlo más en su mente o quiere meterse a un monasterio, no es mi culpa.

*Nota sin importancia: Uno de los autores de esta canción, Daniel Barker, luego de dedicarse al negocio este de salvar almas en nombre de Jebús, se volvió ateo y ahora es el “embajador” de la Fundación para la Liberación de la Religión, (encargada, entre otras cosas, de defender la separación entre Iglesia y Estado) en Gringolandia.

Por mi parte, prefiero esta. Ta más güena: 😀

No tengo ningún problema personal con los evangélicos, protestantes, pentecostales, lo que sea o quien desee creer estas cosas. Tiene plena libertad de hacerlo. Aunque me parezca éticamente poco conveniente el enseñar cosas sin sustento alguno, como es el creacionismo (por lo menos en su versión biblicista).

Así que recuerden niños… Cuando mami y papi se aman mucho, pero mucho, mucho, mucho, mucho, mucho

……… (Muchas invocaciones a Dios en esta parte, líquidos corriendo y alguno que otro gemido)

Y salen Uds. 9 meses despúes (si tienen suerte) en este jodido mundo.

Y yo pensaba que venía de la naranja o que me sacaron de una coliflor. Coñoelamadre… ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

😄

____________________________________________

Para profundizar en el tema de la evolución y darle una mirada rápida, recomiendo que se lean “La Evolución como hecho y como teoría” de Stephen Jay Gould (Visto en sindioses.org). Un ensayo corto sobre los malentendidos que siempre aparecen al considerar la evolución como una “teoría”.

Anuncios