El Nacional juega sucio con un gobierno sucio ¿Cual es la sorpresa?

por J. O. Guevara


Censura... nada más

_____________________________________________

“La foto no es mostrada por respeto a la dignidad del pueblo”

Cuña de VTV referida a la foto de El Nacional de la morgue de Bello Monte publicada el viernes 13 de agosto del 2010

____________________________________________

Para romper con la naturalidad de la muerte violenta que se adueñó del pais, una cachetada en la cara y un grito proveniente del amarillismo maratiano “¡Despierten!”. Pais al revés donde se castiga a un medio por presentar esa horrible foto y luego las policías se tardan en recoger los cadáveres de verdad de la calle a vista de todo el mundo incluyendo niños.

Estamos en una sociedad enferma e hipócrita. Hipócrita por escandalizarse por cosas que suceden a diario y para quienes muy pocos les duelen o hacen algo al respecto, por visiones reduccionistas sostenidas solamente para pescar en río revuelto.

Los que dicen que la foto es una especie de grito de libertad (sin más que agregar), pareciera que el sentido común les fué removido por lobotomía. Ante una situación de guerra, este tipo de personas no duda en usar armas de diversa clase para arremeter contra el gobierno con motivo político. El Nacional ahora es ejemplo de ello. Un diario serio que de repente monta esta cosa enfrente de su portada. Quizá con “buena intención”, la de hacer que la gente reaccionara y pensara en ese problema de manera más proactiva… Lo lamento Sr. Otero. Ya la sociedad está enferma. Asediada por su propio gobierno. La noción de ciudadano se desdibuja y se prefiere la irracionalidad emotiva del militante, del miliciano. Ya esa imágen está presente en nuestros barrios de manera más cruda, casi “natural”.

La polarización que ha tomado a los medios de comunicación como trincheras de batalla ha dado sus frutos en este caso. Pero para los políticos. La sociedad civil puede verse en descomposición, en especial en los estratos mas afectados por la delincuencia, aquellos que ni pueden pensar en irse, ni tiemblan con las expropiaciones. Donde la muerte se ha naturalizado… y no cualquier tipo de muerte. La muerte violenta. Y esto es lamentable.

Algo que haría que un gobierno europeo renuncie de inmediato, y todo lo demás, no ocurre. El poder y su gran monopolio están tan enquistados que ya esta clase de ataques no hacen demasiada mella (aunque el culillo de los gobierneros y la medida de censura puedan indicar lo contrario) y la irracionalidad militante del chavismo radical ya es un escudo garantizado contra el pensamiento racional que apunta hacia fallas del gobierno (que, cuando se admiten, son mal defendidas -“cuando los adecos también mataban gente que jode”- o se ahogan como pies de página en la opinión pública).

Un pais en donde sus ciudadanos presos de la venganza y sin aparente vergüenza tomen la justicia en sus manos, como aquel caso en donde un presunto violador fue golpeado y luego quemado a la vista de todos (con los correspondientes celulares grabando) no creo que pueda ser propicio para una cura “rápida” de la violencia. Igual las pobres mentes que ven páginas como quelacreo.com para disfrutar del morbo, en un país donde este nuevo mercado pide y se le da, gracias a las condiciones.

Y los fascistas de izquierda empezando por el máximo líder, prometiendo que en “2020 no va a haber inseguridad”. Sí, como los niños de la calle o esas promesas tan estereotípicamente negativas como los “gallineros verticales”, sumando al desastre del caso “PDVAL”. Con esas promesas, mejor que se callen la jeta y empiecen a trabajar, comunistas estúpidos.

La intencionalidad de esta foto es evidente. La intención de generar reacción es evidente. Con fines políticos, no lo dudo. Aunque disociar la cobertura periodística del ámbito político, es algo bastante difícil (si no imposible), sobre todo en una sociedad politizada y politizante.

La guinda de la torta es la medida de contrarrestación de parte del gobierno bolivarista… En vez de , no se les ocurre otra cosa más que castigar a todos los medios impresos por un mes a no colocar imágenes violentas (¡¡¡por los niños!!! -gritando como la esposa histérica del Reverendo Alegría-). Censura pura y dura por donde se vea.

Pareciera que la revolución, en su conservadurismo militar-tradicional latente y patente, no se le ocurre nada mejor que convertirse en un régimen casi corporativista y con visos totalitarios al tratar de preocuparse de nuestro bienestar mejor de lo que lo haríamos nosotros. Patético.

La manipulación desde ambos lados es latente. Mientras, quien se atreve a presentar algo diferente, aunque sea lo “diferente” de la “Tercera vía” de Podemos (ni hablar de anarquismo u otras ideologías que le apuestan firme a la libertad, tales como el liberalismo) es marginado o tachado de loco. Ni que decir de los abstencionistas (tachados de enfermos, irresponsables, con las “bolas al hombro” o de traidores).

Conseguir el espacio entre ambos gigantes cuesta. Las armas están a disposición. El Nacional es un nuevo campo de batalla, y todos los medios impresos ahora sufren gracias a la censura de este gobierno. Algo me dice que esto es más carnada para el gobierno, que pesca contra la oposición.

Sea lo que sea. Para nada me dan confianza los sectores tradicionales, aunque sé que construir una alternativa no es cuestión de soplar y hacer botellas. Solo el futuro dirá si esta guerra dará algún resultado. Prefiero no dar buenos resultados con respecto a las elecciones de la asamblea… Los simulacros y las peleas entre chavistas y opositores me dicen de lo poco sostenible que es convivir con un gobierno forajido, militarista y estatista que no reconoce a parte de la población como ciudadanos ni como venezolanos (ni siquiera para cualquier revolucionario que ose hablar en contra del “proceso” o del “máximo líder”).

Anuncios