La Ciencia salvó mi alma (de la religión)

por J. O. Guevara


Este video, original del usuario de Youtube @philhellenes y gentilmente subtitulado al español por el usuario @Creareify, lo posteo, sencillamente por lo conmovedor que es… desde un punto de vista humanista y secular.

Este es el tipo de admiración por el logro humano y la curiosidad por la naturaleza que merecen ser disfrutadas; deshaciéndonos de mitos literalistas y una concepción primitiva de la filosofía que pretende ser la guía de un mundo moderno en donde el conocimiento se rinda servilmente a la fe religiosa y a viejos patrones de dominación y sumisión de individuos y grupos diversos.

Epicuro mencionaba que “el conocimiento de la naturaleza alejará nuestros temores.” Tal parece ser que es así, gracias a las maravillas que el esfuerzo humano ha generado en tan solo cuatrocientos años de revolución científica, librándonos de enfermedades, dándonos mayor esperanza de vida y mayor consciencia de nuestro lugar en el mundo. Algo que ninguna religión entrometida contra la naturaleza ha dado durante los miles de años en las cuales tuvieron poder exclusivo para determinar los destinos de la sociedad. El método científico ha demostrado que es uno de los medios más oportunos y exactos para obtener conocimiento de la realidad.

En donde la irracionalidad de bolas de fuego vengadoras en un futuro y desconocido fin de los tiempos en donde todos (menos un solo y selecto grupo de personas) morirán y sufrirán tormento consciente por la eternidad (idea presente en las tres grandes religiones abrahámicas); el conocimiento de la naturaleza mediante la razón merece tener su lugar, para, quien lo decida así, vea con sus propios ojos y piense con su mente, la validez de tales asertos y viva su vida sin temores innecesarios, sin puntos de vista indemostrables e indemostrados y sin inclinársele a ningún ente mítico del cual, hasta ahora, no hay evidencias ni demostrar sumisión para lograr ambiciones de vida eterna y gobierno con el todopoderoso.

Es algo parecido al caso del rayo… Muchas culturas le asignaban poderes míticos al rayo y un orígen sobrenatural, divino a tal fenómeno. Por desconocimiento de la naturaleza. En unos lados se llamó Zeus, en otros Thor. Quien quiera adorar a Zeus o a Thor, pues es libre de hacerlo… Aunque desde el Humanismo se presenta la necesaria coherencia lógica y la honestidad intelectual: ¿Porqué los humanistas no adoran a Zeus o a Thor? Pues para dejar de perder el tiempo construyendo templos y usarlo, más bien, para construir pararrayos.

Esto va especialmente contra aquella variante de la religión que pretende hacerse pasar por ciencia, metiéndose en el mundo natural, sin pruebas y solo recitando mantras, esperando que a fuerza de repetición, se vuelvan realidad.

A aquellos religiosos, cuyo sistema de ritos y mitos les ayuda a conseguir un corazón sereno y tolerante, y que no se rinden al anti-intelectualismo magólatra*. Mis respetos.

_________________________________________________________________

*(portmanteau de Magia e Idólatra) Aquel que pueda pensar: “dios lo hizo así y ya! deja de preguntar!!!”, “es espíritu(?), no pensamientos mudanos de los hombres”, “cree o arde”, “no hay ateos en el infierno”, “hay detalles que la simple razón no puede entender”, “es magia”, “tendrás sabiduría de los hombres pero no entendimiento de Dios”, “es inmaterial(?)” et cétera.

Anuncios