La Guayana Esequiba y la madre que la parió

por J. O. Guevara


Señores, admitamos la vaina.

Ese pedacito de territorio que hacía que nuestro país se viera como un elefante deforme tiene muy pocas probabilidades de volver a ser parte integrante del territorio nacional. ¿Porqué?

Sencillamente porque luego del dichoso laudo arbitral de 1899 en donde falló a favor de Reino Unido, Venezuela se comprometió años antes (1895 si no me equivoco) a respetar toda decisión que saliera de allí.

Es luego de las dudas (dudosas) de Mallet-Prevost (uno de los tipos que estaba en el laudo) que el polvorín vuelve a arder y se vuelve a reclamar el territorio en 1962 aprovechando una jugosa situación geopolítica y un Imperio Británico en descolonización.

Los tiempos pasaron, los oficiantes siguen en posiciones diametralmente incompatibles y la ONU parece no parar bolas luego de 50 años

¿Porqué no estoy de acuerdo en que sigamos con la reclamación de ello? Pues, por aplicar cabeza y ver las opciones que nos quedan…

La salida más adecuada y realista para el interés venezolano sería acordar que Guyana ceda una franja de su territorio norteño en el Esequibo a cambio de jugosas inversiones venezolanas. Habría que contar con la segura oposición del fanboyismo nacionalista acá producto del lavado de cerebro ejercido todos los días desde nuestros libros de geografía de bachillerato y mapas (los que quedan mostrando “las rayitas”, claro está).

Lo otro sería una solución militar a lo macho (poco factible y de bárbaros) contra el segundo país mas pobre del continente. Otra solución, la de pretender que todo el mundo reconozca la reclamación entera, es terquedad… No lo van a hacer.

Y lo último; el abandonar completamente la reclamación, sería un suicidio político para el gobierno que lo haga. Así que dudo mucho que en época de elecciones al comandante-presidente se le ocurra una locura como esa (sí, pienso que es un loco cuerdo)

Un referendo tipo Sarre solo sería factible en caso de que Venezuela estuviera “pepiada” y hubiera incentivos económicos para que los guyaneses esequibos quisieran los fuertes bolívares. De resto no… Ya hablan inglés y conducen por la izquierda.

Sin mencionar que nuestro bolívar fuerte no es… bueno, muy fuerte que digamos.

Y mejor que hubiéramos quedado así de mochos. Los británicos tenían ganas de llegar al Caroní y dominar el delta del orinoco. Si se hubiera resuelto de otras formas, quizá Tucupita sería una ciudad británica. El mundo durante el siglo XIX no era justo… Procuremos no hacer lo mismo con nuestros vecinos.

Anuncios