Pequeñas reflexiones acerca del 4 de febrero de 1992

por J. O. Guevara


1- Lo que se daña en democracia se arregla en democracia. Los sistemas políticos están allí para algo y evolucionaron de cierta manera por algo. El sistema político de 1958 evidentemente necesitaba reformas urgentes, pero no para ello se requiere violar la institucionalidad. Si quieres generar un precedente peligroso para que te derroquen, ¡da un golpe! Es más, si los chavistas celebran esto, ¿porqué yo no puedo celebrar el 11 de abril, el 23 de enero o el 18 de octubre sin que me llamen inmoral?

Vamos a definir entonces si vamos a aceptar golpes de estados “buenos” o “malos” y bajo que pretexto y en que contexto. Me atrevería a asegurar que la gran mayoría de estos golpes del siglo XX ocurrieron precisamente por fallas en el sistema democrático y por la no aceptación de condiciones para gobernar, ya sea por fraudes manifiestos, políticas controversiales, o fallas en el sistema y proceso electoral. Claro, hay que recordar que hay bastantes cosas más allá de lo evidente y los golpes de Estado son solo versiones irregulares y fast-forward de la política común. Actores dependientes/interdependientes e independientes transando pactos políticos en su beneficio individual o grupal.

2- ¿Para que un escuálido como yo va a vivir hablando de la institucionalidad? Porque no es algo barato. La institucionalidad significa que las cosas se hacen de una manera y no de otra, porque si no la sangre corre ¿Quieres cambiar de presidente? Vótalo ¿Quieres cambiar una ley? Vota por parlamentarios y presiona ¿Quieres reformas económicas? Protesta y quéjate ante tus representantes (o cámbialos si tienes la oportunidad).

3- El hecho de decir que la fuerza armada es “chavista” es una violación directa del artículo 328 de la Constitución*, pero con poderes públicos “revolucionarios” esta denuncia cae en saco roto. Además, ¿que te puedes esperar de tribunales que asumen su mandato gritando “uh, ah, Chávez no se va”?

4- La sucesión y elección democrática tendrá fallas, pero es el mejor mecanismo que tenemos para la elección y competencia pacífica de líderes políticos que se comprometen a defender y proteger los derechos civiles y políticos a cambio de cargos de poder y administración de cosas que los ciudadanos comunes no pueden resolver (por cuestiones de espacio); mucho mejor que elegir a un monarca que puede salir idiota, que venga una montonera a la capital y desplace al gobierno, que un dictador militar acabe con la democracia de un plumazo con el pretexto de proteger al poébloh, que venga una guerrilla a derrocar al gobierno, o que los herederos se maten entre sí para ver quien tiene más cojones para gobernar.

Sinceramente, ya no sé que pensar. Con estas condiciones dudo muchísimo que asuman una pérdida del poder. Las ganas para experimentar con un país con recetas fracasadas pueden más.

_______________________________________________________

* Artículo 328.- La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley. En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna. Sus pilares fundamentales son la disciplina, la obediencia y la subordinación. La Fuerza Armada Nacional está integrada por el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, que funcionan de manera integral dentro del marco de su competencia para el cumplimiento de su misión, con un régimen de seguridad social integral propio, según lo establezcan sus respectivas leyes orgánicas.

Anuncios