Puntos para mentes sensibles (RIP, Hugo Chávez)

por J. O. Guevara


lutonacionalportadafacebook

  • No celebro la muerte humana per se. Es una lástima que nos tengamos que morir, pero es algo normal y es algo que nos va a suceder a todos, guste o no guste.
  • No celebro la muerte del presidente de la República, particularmente. Él tiene dolientes ya acostumbrados a la ridiculización, y este dolor es sincero (por muy aprovechados de la cosa pública que sean los ministros). Sería buena idea respetarlo.
  • Señores. El respeto es mutuo. Si siguen así, entonces las súplicas de respeto no valen absolutamente nada.
  • El Gobierno venezolano ha demostrado su total incapacidad para comunicar una noticia de tal relevancia(*), y el manejo mediático durante la enfermedad del presidente ha sido lamentable. El secretismo, la desinformación y la mentira pura y dura no son aceptables, y no las acepto.
  • Es obvio que en las condiciones en las que estaba desde hace (mínimo) una semana; el presidente se vería imposibilitado de soportar jornadas de trabajo de cinco horas. Algo huele mal…
  • El entuerto generado por la “continuidad administrativa” se tiene que resolver de manera clara, precisa, y sin más violaciones a la Constitución y a la Ley.
  • No me burlo del dolor chavista; lo hago de las reacciones desproporcionadas, de las amenazas (de muerte, incluso) y de las provocaciones (“no se equivoquen”). La muerte de un jefe de Estado no debe ser pretexto para atizar el odio.
  • No olvidaré de sus amenazas a la institucionalidad, la equivocación permanente del presidente y de su ideología, sus violaciones al Estado de Derecho (¿desde cuando el Presidente puede mandar a meter preso a alguien?), sus provocaciones a gobiernos extranjeros y a casi la mitad de los electores nacionales, su desmedida arrogancia, su continuo llamado a la polarización y todo lo que trajo esa maldita herencia envenenada de odio mutuo, la promoción de la ignorancia campeante e irresponsable, su indiferencia con los miles de muertos que el hampa se llevó en todos estos años (Misión Cara Dura) y su odio clasista (el rico no es humano). Un muerto no es una “buena persona” porque se haya ido; y más cuando es una persona inmersa en la dirección y en la atención de la cosa pública. Además, una cosa es el cargo y su desempeño (criticable) y otra el dolor de sus deudos (no-criticable).
  • Le reconozco el haber despertado en el pueblo el reconocimiento de si mismo, y la profunda división entre las “dos Venezuelas”: entre el país elitista y clasista, y el país desempoderado y resentido. Por darle voz al pueblo desempoderado y satisfacer (malamente) su hambre de democracia… Es tarea nuestra (de mi generación, y las que vienen) el unificar esta división y satisfacer de buena manera esa hambre de democracia, paz y libertad. División que va más allá del simple escuálidos vs. chaburros.
  • El que se acaba de morir no es un presidente normal, así como anormal fue su manera de hacer política á la aplanadora. Su muerte es impropia de un régimen democrático.
  • La democracia no es más que la competencia pacífica y formal de las élites políticas entre sí por el acceso del poder, en un contexto de libertades, mediante la participación popular (Przeworski). El ventajismo (incluyendo el control de los cuatro poderes restantes), el recorte progresivo de libertades y la incompetencia de sus oponentes políticos determinaron que Chávez tuviera el mismo destino del Benemérito Juan Vicente Gómez, muriendo con todo el poder en sus manos, y cambió de manera determinante el desempeño de la democracia venezolana (Anocracy, Régimen híbrido, Democracia Iliberal, Autoritarismo Competitivo) en los últimos lustros. Una lástima.
  • Hay que sentar cabeza. Como dijo Combellas respecto a la Constitución de 1999. Le ha llegado su bautizo de fuego y su hora crítica. Es el problema de tener un régimen de gobierno personalista, así como una carta magna tan dependiente del carácter de una persona con tanto poder. El respeto a las leyes hará que el barco tome buen rumbo y se aleje del mar picado.
  • ¿El sacrificio del Presidente de la República y el secretismo de su enfermedad coayudaron a la perpetuación del chavismo como meme político y proyecto país? ¿Era esto lo que quería el presidente en vez de renunciar y apoyar tras las barras a un Maduro encampañado en 2012? Creo que jamás lo sabremos.
  • Oh, por cierto. Prepárense para la victoria del de bigote 😛

___________________________

(*) Su enfermedad y su tratamiento médico.

Anuncios