Acerca del chófer de Venezuela y la educación

por J. O. Guevara


Autoplagiándome:

Los políticos son antes que nada decisores dentro del sistema, y no tienen “porqué” tener educación profesional de por sí. Aunque sería ideal que fueran lo suficientemente educados como para no decir que la raza humana tiene trescientos millones de años. La educación básica sobra (o debería sobrar) en estos casos.

Y por ser un oficio ciudadano (republicano) y electo por el pueblo, el origen de un presidente puede ser cualquiera (la Constitución no exige profesión específica para mandar, solo ser mayor de 30, no ser pastor o cura -estado seglar-, y no estar inhabilitado políticamente) así como su profesión.

Ahora, el oficio de la política ideal depende del concurso de tres elementos: Una administración pública profesional (a la que habría que exigirle antes que nada educación) que traduzca las decisiones del político en políticas públicas; un político eficaz y correcto que se deba a sus representados; y una ciudadanía que sepa elegir a políticos eficaces y correctos de los ineficaces y equivocados.

Antes que pedirle educación a Maduro, yo le pediría educación al pueblo para que deje de elegir charlatanes y vendedores de humo.

Circulen, circulen…

Anuncios