Sobre el voto negativo de la Resolución A/HRC/25/L.17 sobre la situación de Derechos Humanos en la República Popular y Democrática de Corea de parte de nuestra delegación

por J. O. Guevara


***Copia fiel de una misiva enviada al correo electrónico de la Misión de Venezuela ante Naciones Unidas (misionvene@venezuelaonu.gob.ve) el 28 de marzo de 2014 a las 8:54 pm (-4:30 GMT)***

 

Estimados representantes de la Misión Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante las Naciones Unidas.

A quien pueda interesar.

Ejerciendo mi derecho como ciudadano de la República Bolivariana de Venezuela, fiel y leal a la Constitución y en su nombre, recibo con profunda consternación y escepticismo la noticia que relata que la delegación de nuestro país ha rechazado la Resolución A/HRC/25/L.17 relativa a la grave situación de DDHH que acontece en la República Democrática de Corea.

Reitero mi carácter de fidelidad a nuestra Constitución Nacional debido a su carácter avanzado respecto al reconocimiento y salvaguarda avanzada a los derechos humanos.*** Carácter que se viola de manera flagrante, en lo que respecta a política exterior. Hecho que deja bastante que desear acerca del papel que una delegación nacional debería jugar en una comisión internacional que defiende, precisamente, los derechos humanos de todas las personas alrededor del mundo.

He de recordarles que el consentir la violación los DDHH de una persona es una amenaza en potencia hacia los derechos de los demás, y que estos están por encima de cualquier consideración de poder político o económico, ya que, precisamente, los DDHH son la salvaguarda de la libertad e igualdad de los ciudadanos ante los abusos del poder de los Estados y sus gobiernos.

Amenaza que se manifiesta en todo su horror debido a la gravedad de los hechos denunciados por la Comisión de Investigación. La magnitud de dichas violaciones, y el carácter sistemático e inmisericorde de las mismas, conduce a pensar en acciones contundentes para ayudar al sufrido pueblo coreano, así como para castigar a los funcionarios del Gobierno de la República Democrática de Corea. Acciones que, si bien, recibieron el apoyo comprensible de la mayoría, nuestra delegación pasa a obviar y a desaprobar.

Es una absoluta vergüenza que nuestra nación, cuna de libertadores y democrática en esencia, esté condonando tales hechos aduciendo una “estigmatización” del país asiático, sin siquiera detenerse a pensar en la gravedad de las violaciones denunciadas. Es una amenaza que sufro directamente como ciudadano de la República Bolivariana y que pende sobre todos nosotros, sobre todo en la situación delicada que vivimos los venezolanos adentro de nuestras fronteras.

La solidaridad automática de la que tanto suelen quejarse distintos funcionarios del Gobierno es aplicada de manera incomprensible en este ámbito. Cosa que llama a la preocupación y a la indignación.

Sirva la presente para dejar constancia de mi rechazo ante tal decisión. Ojalá que en las próximas oportunidades que se presenten, el estandarte de Venezuela quede bien en alto y que la defensa decidida de las libertades y derechos humanos en todas partes, sin parcialidades ni concesiones, sea la marca patente de las autoridades que gobiernan nuestro Servicio Exterior.

Atentamente y deseándoles la mejor de las suertes.

Jesús O. Guevara
C.I. V- 19.655.329

***Artículo 152 de la Constitución.

<<Las relaciones internacionales de la República responden a los fines del Estado en función del ejercicio de la soberanía y de los intereses del pueblo; ellas se rigen por los principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y no intervención en sus asuntos internos, solución pacífica de los conflictos internacionales, cooperación, respeto de los derechos humanos y solidaridad entre los pueblos en la lucha por su emancipación y el bienestar de la humanidad. La República mantendrá la más firme y decidida defensa de estos principios y de la práctica democrática en todos los organismos e instituciones internacionales.>>

Anuncios