La bicha no. La mocha. (Comentario a la Sentencia de la Sala Constitucional del 24-IV-2014 sobre manifestaciones)

por J. O. Guevara


Actualización III (12:40 PM del 25-04-14): El siempre recomendable José Ignacio Hernández (@ignandez) ya habló. Señala (de manera similar a lo que en este post se expresa) lo delicado y peligroso de la orden dada por la SC-TSJ a las policías municipales de reprimir… Porque estas no poseen ni son autorizadas (gracias al legado de Chiabeee) a poseer armas no-letales (hablamos de lacrimógenas, perdigones de goma, peinillas) que son las únicas autorizadas por ley para disolver manifestaciones violentas.

Es decir, que si salimos a ejercer nuestro derecho de manera pacífica, pronto estaremos en el punto de mira de esta gente. Literalmente.

Pienso que es hora de que las policías cumplan con la Constitución y desobedezcan a la Sala Constitucional y a sus directores si se atreven a aplicar estas órdenes ilegales y potencialmente asesinas. Les recuerdo, de manera educada y sin llamado alguno a la violencia, su deber y su lealtad primaria a la Constitución Nacional y al pueblo de Venezuela.

Actualización II (9:30 AM del 25-04-14): La buena gente de PROVEA ha opinado al respecto y me ha hecho dar cuenta de algo que resalta aún más la ilegal y nula actuación del TSJ. El Artículo 53 de la Constitución Nacional consagra “precisamente” el poder reunirse públicamente sin permiso alguno, y que esas reuniones estarán sujetas a la ley. El post podría perfectamente terminar aquí 😄

Actualización I (9:48 PM): La sentencia es esta. Más comentarios, abajo (y con un tono de color distinto)

 

Nuestra querida, adorada y relativamente apreciada contaminada Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia de la República Bolivariana acaba de hacer otra de las suyas, en su acostumbrado ejemplo de interpretar textos legales en pro de los intereses del grupito de gente que tiene secuestrado al Estado Venezolano para su único y totalitario interés. Detalles como interpretar y meterse en sentencias que no le competen, poner la soberanía nacional por encima de los DDHH, decir que la separación de poderes no nos conviene y gritar “Uh, Ah, Chávez No Se Va” en plena apertura del año judicial pueden contarse entre sus muy revolucionarios y comunistas logros.

La noticia es esta. Hay que esperar la sentencia para ver que clase de argumentos usaron para lograr lo que hicieron; aunque leyendo la noticia podemos adivinar que pasó…

En corto, el TSJ acaba de prohibir constitucionalmente el ejercicio de las manifestaciones o marchas (se sobreentiende su carácter pacífico, dado que son las únicas reconocidas por nuestro texto fundamental) sin autorización dada por la autoridad competente. La noticia cita a la autoridad “de la jurisdicción en la que se desee ejercer el derecho a la manifestación“, así que presumo que son los alcaldes, en primera instancia.

Dice, sostenida en el Artículo 68 CRBV, que dicho derecho no es absoluto y que es suceptible de ser limitado por ley.

Huelga decir que estoy perfectamente de acuerdo con eso. Más allá de las situaciones imposibles (no podemos protestar 10.000 personas en un cubículo de oficina) podrían justificarse algunas razones por las cuales las manifestaciones pacíficas podrían limitarse, conducirse o prohibirse… Pero dado que el énfasis del derecho a la manifestación es precisamente su carácter liberal (nuestra Constitución, guste o no, es razonablemente liberal-democrática, electiva y participativa) y el ejercicio múltiple de varios derechos (expresión, pensamiento, consciencia, tránsito), dichas condiciones deben ser las estrictamente necesarias y justificables en el marco de una sociedad libre y democrática; y por eso se delega su control a la ley (ya que esta es hecha por los representantes democráticamente electos del pueblo). También hay que considerar, estimado exaltado, que lo que dicen acerca de que hay que proteger el derecho al libre tránsito es cierto.

Me explico:

Todos los derechos humanos, en virtud de su carácter progresivo e interdependiente, se deben poder disfrutar a plenitud y en igualdad. No puedes disfrutar el derecho a la salud sin disfrutar el derecho a la libre expresión (el que el Estado condicione el curarte en una dependencia pública o privada si te expresas mal o bien del gobierno).

El Estado no puede quitarte el derecho a la seguridad pública a cambio del derecho a la educación. O son todos, o no son ninguno. Y dado que no pueden ser “ninguno”, ya que son derechos irrenunciables, se han de poder disfrutar todos.

Ahora bien. Ese es el mundo ideal. No siempre es así. Muchos de esos derechos pueden entrar en conflicto entre sí (cosas del mundo real). Ejemplo obvio: Tú estás durmiendo una siesta (o haciendo apaciblemente el amor) mientras tienes a tu vecino de mierda con una música de reguetón o Death Metal a todo volúmen a las 2:25 AM… No es un ejemplo tan rebuscado.

¿Se justifica callarlo?, ¿llamarías a la policía para que le baje dos o tú deberías calarte su derecho (que lo tiene) a expresar libremente su personlidad con su música? Esa es tarea fundamental de la justicia decidir en cada caso, si esta es llamada a instancia de parte (si demandas a tu vecino ante un juez de paz, en cristiano). Y si la ley ya regula dicho comportamiento, esta es la que se debe aplicar. (vea el Art. 21 de esta Ordenanza y no me moleste).

Hay que considerar además que las ciudades no son solamente esos sitios feos donde uno tiene que pasar para llegar a comer o a trabajar, sino que son un espacio complicado, complejo y donde además de transitar, podemos ejercer el resto de nuestros derechos, incluyendo la participación y expresión política.

Limitar las manifestaciones solamente para proteger de forma extrañamente apasionada y reduccionista el derecho a transitar del otro, aparte de (a mi juicio) ser una tontería exagerada, significa darle la razón a los adecos y copeyanos cuando jodían a los comunistas cuando trancaban calles; o cuando metían presa a la gente por trancar una calle porque se iba la luz, no llegaba el aseo o porque el hospital era una porquería (Y a mí me parece que eso todavía pasa…).

En fin. Resulta que también hay de esas cosas (leyes, digo) que regulan las manifestaciones.

Juguemos al juego de la Sala Constitucional. El siguiente texto es la cita íntegra del Artículo 38 de la vigente Ley de Partidos Políticos de 1964 que regula, precisamente el derecho a manifestar:

Los organizadores de reuniones públicas o manifestaciones deberán participarlo con veinticuatro horas de participación, cuando menos, por escrito duplicado, en horas hábiles, a la primera autoridad civil de la jurisdicción con indicación del lugar o itinerario escogido, día, hora y objeto general que se persigue.

Las autoridades en el mismo acto de recibo de la participación deberán estampar en el ejemplar que entregan a los organizadores, la aceptación del sitio o itinerario y hora.

Como verán, las palabras autorización y permiso brillan por su ausencia… Y hablando de palabras… El TSJ ha hecho uso antiguamente del DRAE para ayudarse en interpretar sentencias. Eso es porque dependiendo del significado de una palabra, es que esta puede dar a entender o no una cosa u otra. Así que vamos a verlo para ver que quiere decir la ley con eso de “participarlo” y si ello es equivalente a un “permiso” o “autorización” (que es la palabra que usa la noticia del TSJ). Transcribo para su comodidad:

participar.

(Del lat. participāre).

 

1. intr. Dicho de una persona: Tomar parte en algo.

2. intr. Recibir una parte de algo.

3. intr. Compartir, tener las mismas opiniones, ideas, etc., que otra persona. Participa de sus pareceres.

4. intr. Tener parte en una sociedad o negocio o ser socio de ellos.

5. tr. Dar parte, noticiar, comunicar.

Como podrá notar, el segundo y quinto significado son los que tienen más sentido. Son los manifestantes quienes deben enviar una mera notificación (mira, vamos a ir de aquí, hasta acá, y nos quedaremos aquí a tal hora y tal) a la autoridad y esta solamente la recibe. Me imagino que a propósito de preprar la situación (obvio, hay que movilizar policías para evitar matazones, desvíar el tráfico para que la marcha moleste lo menos posible) previa a la manifestación… Como es en todo el mundo civilizado menos en Banania, tierra de chiabex.

Supongo que los magistrados chavistas pensarán que los policías son tan incompetentes que no pueden ponerlos a desviar el tráfico ni a joder malandros (pero si pueden colocar alcabalas medievales para matraquear, parece)…

Ahora compare esa palabra con la otra que utiliza la noticia. Esa de “autorización”.

autorización.

 

1. f. Acción y efecto de autorizar.

2. f. Der. Acto de una autoridad por el cual se permite a alguien una actuación en otro caso prohibida.

3. f. Der. Documento en que se hace constar este acto.

Es decir, el segundo significado es el esencial. La Sala Constitucional quiere hacer ver (porque es ilegal si lo vemos de esta forma) que ahora las autoridades pueden permitir o no las manifestaciones. Lo cual es estúpido.

¿Como vas a permitir o no una manifestación si ello precisamente ESE HECHO YA ES PERMISIBLE PORQUE JAMÁS FUE ALGO PROHIBIDO?

Léanse de nuevo la Constitución y la LPP si no me creen… La primera dice que se permite dicho derecho de forma pacífica sin armas y sin más requisitos que los que permita la ley… Y la ley precisamente dice que LO ÚNICO que hace falta es notificarla a las autoridades (notificarla, no pedirles permiso porque no se requiere autorización de nadie) y ya.

Obviamente que no profundizaré en esa ilegal atribución dada a los alcaldes de poder modificar dicha autorización (en caso de darla, ojo, nos indica que el permitir la manifa o no es potestad ahora del Alcalde) aunque como es la Sala Constitucional la que lo dijo pues, supongo que queda de iure establecida vía jurisprudencia…

Esta sentencia lamentable, a riesgo de equivocarme y tomando en cuenta la naturaleza híbrida del actual régimen político, solo fué redactada para “constitucionalizar” la actitud arrogante y equivocada del Alcalde Jorge Rodríguez (PSUV) de no permitir ninguna manifestación de protesta opositora por el territorio del Municipio Bolivariano Libertador porque, según, “es un territorio de paz“.

Al condicionar (a mi juicio, ilegalmente) el derecho a la protesta a la voluntad de los decisores políticos (y sobre todo, del Ejecutivo municipal) se prohíbe de facto el ejercicio de dicho derecho… A ningun político le gusta que le digan en su cara que es una basura con patas y que su gestión apesta. Y de hecho, (los muy animales como que no quieren pensar en el futuro) puede ser usada en contra de cualquiera (estoy pensando en un grupo de chavistas que quiere protestar porque consideran que su alcalde, gobrnador o futuro presidente es una mierda) para su conveniencia, pudiendo prohibirlas o modificarlas para que sean inocuas y no molesten a las autoridades ni que llamen la atención.

Recuerden, no soy abogado ni soy especialista en Ciencia Jurídica, y por encima de todo soy humano así que puedo estar perfectamente equivocado. Si es así me encantaría que me lo dijeran para poder aclararlo todo 😀

Cada vez agarramos ejemplo… Pero de los bien malos.

Pero recuerden. Vivimos en “democracia” y ganamos 333 de 18 elecciones. 🙂

__________________________

Dicho y hecho. No me he equivocado… demasiado, salvo algunos detalles.

Primero, la ley que citan es la ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones del año 2010 (es una reforma de la ley que acabo de citar). Y dice así.

Artículo 41. Todos los habitantes de la República tienen el derecho de reunirse en lugares públicos o de manifestar, sin más limitaciones que las que establezcan las leyes.”

 

“Artículo 43. Los organizadores de reuniones públicas o manifestaciones, deberán participarlo con veinticuatro horas de anticipación cuando menos, por escritos duplicado, en horas hábiles, a la primera autoridad civil de la jurisdicción con indicación del lugar o itinerario escogido, día, hora y objeto general que se persiga.

 

Las autoridades en el mismo acto del recibo de la participación deberán estampar en el ejemplar que entregan a los organizadores, la aceptación del sitio o itinerario y hora.”

 

“Artículo 44. Cuando hubieren razones fundadas para temer que la celebración simultánea de reuniones públicas o manifestaciones en la misma localidad pueda provocar trastornos del orden público, la autoridad ante quien deba hacerse la participación que establece el artículo anterior podrá disponer, de acuerdo con los organizadores, que aquellos actos se celebren en sitios suficientemente distantes o en horas distantes. En este caso tendrán preferencia para la elección del sitio y la hora quienes hayan hecho la participación con anterioridad.”

“Artículo 46. Los gobernadores o gobernadoras de estado, alcaldes o alcaldesas de municipios, o de distritos metropolitanos y jefe o jefa de gobierno de distrito, fijaran periódicamente mediante resoluciones publicadas en las respectivas Gacetas, los sitios donde no podrán realizarse reuniones públicas o manifestaciones, oyendo previamente la opinión de los partidos.

 

A solicitud de las asociaciones políticas, la autoridad civil podrá autorizar reuniones públicas o manifestaciones en aquellos sitios prohibidos, cuando no afecten el orden público, el libre tránsito u otros derechos ciudadanos.

 

Parágrafo Único:Durante los procesos electorales se aplicarán con preferencia las disposiciones de la Ley Orgánica de Procesos Electorales.”

 

“Artículo 50. De cualquier determinación tomada por la primera autoridad civil de la jurisdicción que fuere considerada como injustificada por los organizadores de reuniones públicas o manifestaciones, podrá recurrirse por ante el Gobernador o Gobernadora del estado, Alcalde o Alcaldesa de Municipio o Distrito Metropolitano, así como ante el Jefe o Jefa de Gobierno de Distrito, el cual estará obligado a decidir durante las cuarenta y ocho horas siguientes. De esta decisión se podrá apelar por ante el Tribunal Supremo de Justicia, quien decidirá con preferencia.”

El Artículo 44 de esta ley aclara cuestiones relativas a manifestaciones hechas de forma concurrente o simultánea. Es de agradecer. Los artículos 41 y 43 son idénticos a la ley original de 1964, así que no hay que temer.

Dicha ley, efectivamente obliga a todo mundo, sean partidos o ciudadanos. Eso lo tenemos claro.

Ahora, lo preocupante es que, siguiendo mi argumento, esta gente mutó la ley violando la Carta Magna al darle a la “notificación” el sentido de “autorización”, que no aparece por ningún sitio de la ley.

La sentencia es clara, eso sí, en que si se protesta sin “autorización” (se debe agotar, es decir, obligatoriamente HAY QUE PEDIR PERMISO A VER SI TE LO DAN), las autoridades pueden disolver dicha marcha o protesta usando a las policías y a la Guardia sin ningún problema… No importa que sea pacífica.

Felicidades. Han terminado desnaturalizando el derecho a manifestar y han armado una simpática bomba de tiempo. ¿Como harán entonces para manifestar los habitantes por el mal servicio de equis cosa (opositores, vamos a poner) si su alcalde (chavista) tercamente les niega la autorización? ¿Esperan que la gente se cale esto o qué?

La sentencia menciona razones similares a las que puse de ejemplo (libre tránsito, educación, trabajo) para que las autoridades limiten “absolutamente” (es decir, totalmente) la protesta pacífica. ¿Incluirá lo de “territorio de paz”?

La autorización emanada de la primera autoridad civil de la jurisdicción de acuerdo a los términos de la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, constituye un requisito de carácter legal, cuyo incumplimiento limita de forma absoluta el derecho a la manifestación pacífica, impidiendo así la realización de cualquier tipo de reunión o manifestación. Por lo tanto, cualquier concentración, manifestación o reunión pública que no cuente con el aval previo de la autorización por parte de la respectiva autoridad competente para ello, podrá dar lugar a que los cuerpos policiales y de seguridad en el control del orden público a los fines de asegurar el derecho al libre tránsito y otros derechos constitucionales (como por ejemplo, el derecho al acceso a un instituto de salud, derecho a la vida e integridad física), actúen dispersando dichas concentraciones con el uso de los mecanismos más adecuados para ello, en el marco de los dispuesto en la Constitución y el orden jurídico. 

Se le han dado a los alcaldes las atribuciones para modificar totalmente (si lo desean) las rutas, horarios y condiciones del derecho a la protesta (si lo permiten), como se ha dicho antes.

La autorización prevista en la Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas y Manifestaciones, comprende dos aspectos importantes, el primero, relacionado con la habilitación propiamente dicha para permitir la concentración, reunión pública o manifestación y el segundo, vinculado con las condiciones de modo, tiempo y lugar en que se podrá llevar a cabo dicha actividad.

Y ojo. Ahora si desobedecen, los que pidieron el permiso ante el alcalde pueden ir presos sin ningún problema ya que este debe facilitarle la información a la Fiscalía para que esta persiga a quienes presentaron dicha “autorización”… Otra bonita forma de crear una listica Tascón para manifestantes y disuadir a la gente de pedir “permisos” para marchar (siquiera):

Ante la desobediencia de la decisión tomada por la primera autoridad civil de la jurisdicción, bien por el hecho de haberse efectuado la manifestación o reunión pública a pesar de haber sido negada expresamente o por haber modificado las condiciones de tiempo, modo y lugar que fueron autorizadas previamente, la referida autoridad deberá remitir al Ministerio Público, a la mayor brevedad posible toda la información atinente a las personas que presentaron la solicitud de manifestación pacífica, ello a los fines de que determine su responsabilidad penal por la comisión del delito de desobediencia a la autoridad previsto en el artículo 483 del Código Penal, además de la responsabilidad penal y jurídica que pudiera tener por las conductas al margen del Derecho, desplegadas durante o con relación a esas manifestaciones o reuniones públicas

Y si las policías municipales no quieren colaborar (o no tienen ganas) para castigar legalmente a quienes osen manifestarse sin “autorización”, pues, lo siento. Están obligados a ello y deben colaborar con guardias, polinacionales y policías de los Estados para reprimirconforme a la Constitución y a la Ley” (puede hacer el ejercicio ligeramente masoquista de compar los dos últimos enlaces):

Del contenido de las disposiciones transcritas supra, se aprecia que los cuerpos de las policías municipales como entes de seguridad ciudadana  además de tener sus competencias naturales como policías administrativas, tendrán además atribuciones comunes con el Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana, dentro de las cuales destaca, el mantenimiento del orden público  de acuerdo a las políticas emanadas del Órgano Rector en materia de seguridad ciudadana.

Por lo tanto siendo ello así y visto que las policías municipales detentan una competencia compartida en materia del control del orden público, estos organismos de seguridad tiene la obligación de coadyuvar con el resto de los cuerpos de seguridad  (policías estadales, Policía Nacional Bolivariana y Guardia Nacional Bolivariana) en el control del orden público que resulte alterado con ocasión del ejercicio ilegal del derecho a la manifestación.

Que bonito, que bello…   

Anuncios